Un juez de la Corte suprema de EEUU pide la regulación de big tech

por Michael Cook, en MercatorNet. 9 de abril de 2021

En 2017, el Knight First Amendment Institute de la Universidad de Columbia demandó al presidente Donald Trump por bloquear a siete de sus seguidores. Al parecer, lo habían criticado, y el dueño de la cuenta de @realDonaldTrump tomó represalias bloqueándolos. Esto hizo imposible que los siete seguidores leyeran los tuits de Trump o respondieran a ellos.

«Ahora tengo un acceso extremadamente limitado al foro público donde una vez pude ser escuchado», se quejó un joven médico, Eugene Gu. «Me siento aislado y como si estuviera siendo tratado como un forastero en mi propio país.»

Cuatro años más tarde, después de abrirse camino a través de un tribunal de distrito y la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito, el caso terminó ante la Corte Suprema de los Estados Unidos. Y se desvaneció.

A principios de esta semana SCOTUS anuló la decisión del Segundo Circuito a favor del Knight First Amendment Institute. En otras palabras, dijo al tribunal inferior que desestimara el caso porque es discutible, es decir, ya no es relevante. 

Lo que hace interesante la decisión, sin embargo, es un comentario de 12 páginas del juez Clarence Thomas en el que abre vías para frenar las plataformas de redes sociales de Big Tech.

Como todo el mundo sabe, Twitter despachó al presidente Donald Trump debido al «riesgo de una mayor incitación a la violencia» después de la revuelta en el Capitolio. Este es sólo el ejemplo más notorio de la prohibición de individuos u organizaciones. Las ambiciones de Parler, un rival conservador de Twitter, se vieron truncados cuando Amazon se negó a permitirle utilizar sus servidores. 

Como señala el bloguero Andy Yen: «Una vez considerada como una jungla inacabable de libertad de expresión, internet es ahora un jardín amurallado, cada vez más vigilado y controlado por un puñado de monopolios no regulados. Los porteros del jardín amurallado, empresas como Google, Amazon, Facebook y Apple, sirven como juez, jurado y verdugo de internet».

Independientemente de lo que pienses de Donald Trump, la imprudencia de Twitter al silenciarlo no es más que una declaración de guerra contra la libertad de expresión. Tampoco es una venganza personal del CEO de Twitter, Jack Dorsey. Facebook, YouTube, Twitch, TikTok, SnapChat, PayPal, Venmo, Stripe y GoFundMe también se amontonaron.

Esto perturba al juez Thomas. En su extenso comentario, reconoce las dificultades legales: los porteros son empresas privadas que ofrecen un servicio; deben ser libres de hacer sus propias reglas y hacerlas cumplir. Por otro lado, han creado algo que se parece mucho a una utilidad pública.

La disparidad entre el control de Twitter y el control del Señor Trump es marcada, por decir lo menos. Trump impidió que varias personas interactuaran con sus mensajes. Twitter prohibió al Sr. Trump no sólo interactuar con unos pocos usuarios, sino que lo retiró de toda la plataforma, prohibiendo así a todos los usuarios de Twitter interactuar con sus mensajes. Bajo sus términos de servicio, Twitter puede eliminar a cualquier persona de la plataforma, incluido el Presidente de los Estados Unidos, «en cualquier momento por cualquier razón o ninguna». Twitter Inc., Acuerdo de usuario (a partir del 18 de junio de 2020).

No es sólo Trump cuyos derechos de libertad de expresión están en riesgo. Bajo el estado actual de la ley en los EE.UU., Big Tech puede efectivamente deplatformar a cualquier persona, en cualquier momento. El juez Thomas observa:

Las plataformas digitales de hoy en día proporcionan vías para cantidades históricamente sin precedentes de discurso, incluyendo el discurso de los actores gubernamentales. Sin embargo, también es sin precedentes el control concentrado de tanto discurso en manos de algunos partidos privados. Pronto no tendremos más remedio que abordar cómo se aplican nuestras doctrinas legales a infraestructuras de información altamente concentradas y de propiedad privada, como las plataformas digitales. 

¿Cuál es el camino a seguir? Esta es la especialidad arcana de los abogados. Pero el juez Thomas destaca dos doctrinas legales que podrían ser útiles.

Una es definir las redes sociales como «portadores comunes» que están obligados a servir a todos los que vienen. Otra es considerarlos como «un alojamiento público». Sobre esta base en el pasado, los tribunales han negado el derecho de una empresa a excluir a ciertos tipos de clientes.

El juez Thomas cree que Big Tech podría ser clasificado como transportista común. Al igual que los telégrafos, son redes de comunicaciones que llevan información de un lugar a otro. La analogía se hace más fuerte, dice, si se tiene en cuenta que el control de las redes está altamente concentrado. Un hombre, Mark Zuckerberg, por ejemplo, controla Facebook.

Podría objetarse que nadie se vea obligado a usar Twitter, Facebook o Google. Pero el juez Thomas observa que

No cambia nada que estas plataformas no sean el único medio para distribuir voz o información. Una persona siempre podría elegir evitar el puente de peaje o tren y en su lugar nadar el río Charles o caminar por el Sendero de Oregón. Pero al evaluar si una empresa ejerce un poder sustancial en el mercado, lo que importa es si las alternativas son comparables. Para muchas de las plataformas digitales actuales, nada lo es.

Estas circunstancias de este caso en particular no ofrecieron a SCOTUS la oportunidad de pronunciarse sobre las responsabilidades sociales de Big Tech. Pero la crítica reflexiva del juez Thomas traza un camino a través de los matorrales legales.

Lo que está quedando claro es que las redes sociales son tanto un vehículo para la libertad de expresión como un arma poderosa para apagarla. Hemos llegado a una nueva era en comunicación y necesitamos nuevos conceptos legales para capturar las nuevas realidades de un mundo conectado.

John Stuart Mill, un astuto observador político si no siempre un guía confiable, escribió en su famoso tratado On Liberty:

[La sociedad] practica una tiranía social más formidable que muchos tipos de opresión política, ya que, aunque no suele ser confirmada por sanciones tan extremas, deja menos medios de escape, penetrando mucho más profundamente en los detalles de la vida y esclavizando el alma misma.

La protección, por lo tanto, contra la tiranía del magistrado no es suficiente; también hay protección contra la tiranía de la opinión y el sentimiento prevalecientes, contra la tendencia de la sociedad a imponer, por otros medios distintos de las sanciones civiles, sus propias ideas y prácticas como reglas de conducta a quienes disienten de ellas. (John Stuart Mill, Sobre la Libertad, Capítulo 1)

Los griegos tenían una palabra fea para gobernar por las turbas que corrían mal por los derechos civiles e intimidaban a las autoridades legítimas: la ochlocracy.Los guerreros despiertos de hoy, con sus deplatformaciones, cancelaciones y tormentas de Twitter, están reviviendo el espíritu de esos salvajes ochlocrats. Para evitar que destruyan la verdadera democracia, necesitamos un marco jurídico mejor y más poderoso. El juez Clarence Thomas nos ha hecho un favor a todos.

También te podría gustar...