La Razón denuncia: «Dos millones de píldoras del día después en tres años»

El diario La Razón denuncia hoy en portada, el editorial y un extenso reportaje en páginas interiores las escalofriantes cifras de la llamada “píldora del día después” desde que se aprobó su libre dispensación en 2009. Unos números que, como subraya el diario, “hablan por sí solos” y ante los cuales el nuevo Gobierno del PP ha sido incapaz todavía de tomar una decisión.

“Más de dos millones de píldoras postcoitales –comercializada con los nombres de Norlevo y Postinor– se han dispensado sin receta en este periodo, lo que supone una media de 2.026 unidades diarias, o lo que es lo mismo, 84 píldoras cada hora”, denuncia el periódico.

“Esto se traduce en una importante fuente de ingreso para las empresas farmacéuticas, cuya facturación se ha disparado desde la dispensación libre hasta los 40,7 millones de euros en estos tres años. Este fármaco disparó sus ventas por encima del 50 por ciento tras aprobación de la venta sin receta desde septiembre de 2009 y el dato se ha mantenido estable durante los 18 meses siguientes. Así, de las 37.378 dispensadas en septiembre de 2009, se pasó a las 59.588 un año después y a las 61.186 de 2011. El último dato disponible es el de julio de este año, mes en el que se dispensaron 63.370 pastillas. El récord se produjo en el verano del pasado año, con 80.000 unidades vendidas. De esta manera, si comparamos las ventas de enero a junio de 2008, cuando todavía se vendieron sin receta–rondaron las 250.000– con el mismo periodo de este año –más de 350.000–, se constata un aumento del 40%”.

El reportaje, firmado por el periodista Paco Rodríguez, destaca también que “desde la aprobación de la venta libre por las entonces ministras de Sanidad, Trinidad Jiménez, e Igualdad, Bibiana Aído, la polémica sobre estos fármacos no ha cesado. De hecho, el Ministerio de Sanidad le confirió un estatus inédito hasta el momento y los calificó como medicamentos «éticos». De esta manera, el producto se podía comercializar libremente, pero su publicidad quedaba prohibida, dados sus potenciales riesgos. Unos riesgos que quedaron plasmados en un informe de la Agencia del Medicamento, que establecía el riesgo de tromboembolismo venoso y otros trastornos graves asociados al consumo habitual.

En este punto llegaron las elecciones generales y el cambio del Gobierno. Una de las primeras decisiones tomadas por Ana Mato a su llegada al Ministerio de Sanidad fue encargar un informe sobre los efectos de estos fármacos para estudiar si para su dispensación es necesaria la intervención de un facultativo. Finalmente, fueron tres los informes solicitados a la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, la Organización Médica Colegial y a la Agencia Española del Medicamento, pero una vez concluidos, la ministra consideró que no eran «concluyentes ni coincidentes».

Ahora, continua la información del diario, el Ministerio ha pedido “un cuarto estudio al Consejo Asesor de Sanidad con el que Mato tomará una decisión en un sentido u otro. Este organismo consultivo que se constituye hoy estará presidido por Joan Rodés –hepatólogo e investigador del Hospital Clínic de Barcelona–o mientras que el vicepresidente será Julio Sánchez Fierro –que ya trabajó en el Ministerio de Sanidad durante el anterior Gobierno del PP–. Los demás componentes, cuyos nombres aún no se han hecho públicos, serán profesionales de reconocido prestigio en el ámbito sanitario”.

Con este contexto, el editorial de La Razón aboga por el fin de la venta libre de la píldora postcoital. “Si la izquierda –afirma– avaló la venta libre por razones ideológicas, cabe esperar ahora que el Gobierno rectifique por motivos sanitarios e imponga la prescripción médica”.
Fuente:Profesionales por la Ética