Cuarenta Días de Presidencia de Trump. Algunos logros para la familia y algunas preguntas.


Solicité a Sheldon Kinsel, Director de Política Pública de Family Watch, que describiera para nosotros algunas de las victorias y retos para la familia y los valores familiares durante los 40 días de la administración Trump. Lo que sigue está basado en lo descrito en el informe de Sheldon:

Durante los primeros 40 días de la administración Trump ha habido algunas significativas victorias para la familia y los valores familiares tanto en EEUU como en el mundo.

Sin embargo, hay todavía algunas persistentes preguntas, ya que está tomando más tiempo de lo esperado para que emerjan detalles sobre algunas políticas de la nueva administración. Esto se debe en parte a problemas del personal de la nueva administración.

Es un hecho que cruciales candidatos al gabinete del Presidente Trump, están siendo confirmados de la manera más lenta en toda la historia de los EEUU, sobre todo porque los Demócratas del Senado se han entablado en tácticas dilatorias sin precedente para retrasar el proceso de confirmación. Después de 40 días, algunos de los 20 asignados al gabinete aún no han sido confirmados. Si este retraso continúa, tardará aún mucho tiempo en aclararse más detalles sobre las políticas de Trump. Y aunque la minoría no se encuentra intencionalmente obstruyendo el proceso de confirmación, toma meses ocupar los más de 4,000 nombramientos políticos en todos los ministerios federales y agencias.

Aun así, ya ha habido una serie de acciones significativas y alentadoras durante los primeros 40 días.
Reinstaló la Política de la Ciudad de México. En su primer día de trabajo en su oficina, el Presidente Trump reinstaló esta política que prohíbe fondos de EEUU para cualquier organización no-gubernamental que efectúe o esté involucrada en la promoción de abortos. Esta es una gran victoria pro-vida, ya que recortará poco más de $32 millones de dólares que habían estado financiando a estos grupos.

Anuló la “Guía” para las Escuelas sobre Estudiantes Transgénero. La guía emitida por el Departamento de Educación de Obama ordenó a los distritos escolares que permitieran a estudiantes con confusión de género escoger la utilización de los baños, los cuartos de casilleros, las regaderas y otras instalaciones sexualmente segregadas, independientemente de su género actual. La administración Obama justificó estas órdenes proclamando que la ley federal existente que prohíbe la discriminación en base al “sexo”, también aplicaba a la “identidad de género”. La guía también contenía una amenaza al financiamiento federal de los distritos que no cumplieran. Los padres en todo EEUU están especialmente animados en que aun cuando la Ministra de Educación Betsy DeVos consta que se oponía a rescindir la guía, el Presidente Trump unido al Procurador General Jeff Sessions y otros, presionaron por el logro.

Nombró a Nikki Haley como Embajadora ante Naciones Unidas. La exgobernadora de Carolina del Sur es una conservadora devota y fuertemente pro-vida. En sus primeras semanas en la ONU dejó claro que será una representante asertiva y efectiva del presidente. No está claro aun exactamente cómo la postura de EEUU cambiará en reuniones posteriores en la ONU, pero ciertamente será más pro-familia que lo que fue durante la presidencia de Obama.

Propuso a Neil Gorsuch para la Suprema Corte de EEUU. El nombramiento de los jueces de la Suprema Corte, quienes sirven en la alta corte durante décadas después de que el presidente deja su mandato, es uno de los impactos más duraderos que cualquier presidente tiene en una amplia gama de políticas. Apegándose a sus promesas que hizo durante su campaña, el nombramiento de Trump a la vacante de la corte de nueve miembros, Neil Gorsuch tiene un bien establecido récord como jurista conservador, quien estrictamente interpretará la Constitución y no tratará de establecer nuevas leyes desde la banca.

Fuerte Apoyo de la Administración para la Marcha por la Vida. El Presidente Trump expresó apoyo por la Marcha por la Vida anual en Washington, D.C. y envió al Vicepresidente Pence a hablar en el evento –el funcionario de más alto rango en persona, que jamás antes haya encabezado a los manifestantes. Kellyane Conway, la directora de la campaña presidencial de Trump y ahora una de sus consejeras clave, también habló en el mitin.
También, el Presidente Trump ha prometido hacer puntuales cortes en el gasto federal discrecional, incluyendo al presupuesto del Departamento de Estado y a sus programas, tales como la ayuda al exterior. (Ver nuestro documental “Cultural Imperialism: The Sexual Rights Agenda” o “Imperialismo Cultural: La Agenda de Derechos Sexuales” para conocer cómo la administración Obama utilizó la ayuda al exterior de EEUU como palanca para imponer controvertidos derechos sexuales a los países en desarrollo.)

Probablemente habrá recortes adicionales al apoyo de EEUU hacia Naciones Unidas, que en total es de $8 Billones de Dólares anuales. El Presidente Trump ha sido franco en cuestionar el valor para los EEUU de muchas de las actividades de la ONU y de sus acciones, y ha hecho un llamado para que haya cambios significativos y reformas. Todo esto está de acuerdo con un punto de vista negativo desde hace tiempo acerca de la efectividad de la ONU, sostenido por un buen número de influyentes miembros del Congreso.

Ha sido reportado que el apoyo de la ONU al aborto es una esencial preocupación para la Administración Trump. El gobierno de EEUU ha estado dando cerca de $600 millones de Dólares anuales a la ONU para dichos programas.

A pesar de todas las acciones positivas, partidarios pro-familia en EEUU, aún tienen una serie de preocupaciones. Una de ellas es la decisión del Presidente Trump de no revocar la orden ejecutiva de Obama de 2014, que requiere que los contratistas que trabajan para el gobierno federal implementen políticas de no-discriminación respecto al empleo de individuos homosexuales y transgénero.

Muchos piensan que es inapropiado que el gobierno federal dicte políticas de personal a empresarios privados, especialmente con respecto a los altamente controvertidos conceptos de identidad de género y expresión. La confusión de género en sus más serias manifestaciones, es un trastorno mental reconocido llamado “Disforia de Género”. Los profesionistas están fuertemente en desacuerdo en si es mejor afirmar a aquéllos que sufren de confusión de género en el género que ellos escojan, o ayudarlos a sentirse mejor con su verdadero sexo biológico. (Una publicación de Tumblr tiene una lista maestra que identifica 112 “géneros”.)

En todo EEUU, presuntos derechos a protecciones de identidad de género están cada vez en mayor conflicto con derechos de libertad personal y religiosa y a no ser forzados a reconocer a una persona como del género opuesto (o cualquier número de las docenas de los otros declarados “géneros”), ya que muchos poseen la creencia personal o religiosa de que el género es un atributo biológico y fijado en el nacimiento.

Otro asunto es el retraso de una orden ejecutiva para protección de la libertad religiosa, promesa hecha por el Presidente Trump durante su campaña. Algunas fuentes han sugerido sin embargo, que la orden pudo haber sido retrasada para evitar el proceso de confirmación en el Senado de EEUU del juez Gorsuch como juez de la Suprema Corte.

Un signo especialmente alentador es el aparente crecimiento de la influencia del Vicepresidente Mike Pence en decisiones políticas referidas a la familia, a la vida y a otros asuntos sociales. El vicepresidente tiene un fuerte récord pro-vida y pro-familia y la selección como compañero de fórmula de Trump influyó en gran medida para reducir preocupaciones que tenían muchos conservadores sociales respecto al candidato Trump.

Fue siempre claro que una administración Trump sería más partidaria de la vida, de la familia y de los valores familiares en EEUU y en el mundo, que lo que hubiese sido una Presidenta como Hillary Clinton. La pregunta fue siempre qué tanto más partidario sería Donald Trump.

Aunque aún quedan algunos asuntos, en general, en base a varias de estas significativas acciones pro-vida y pro-familia en los primeros 40 días de la presidencia de Trump, nos encontramos muy animados.

Deja un comentario