Cuando la democracia se devora a si misma

Estupefacto, verdaderamente estupefacto, leo en este mismo medio que el Comité Olímpico Internacional ha prohibido la introducción de todo tipo de símbolos religiosos dentro del recinto olímpico, algo que ocurre en estas Olimpiadas de Londres cuando no ocurrió ni siquiera en las que se celebraron en el corazón de la que se tiene por una de las grandes dictaduras del mundo, China, hace ahora cuatro años.

No es el único caso de intolerancia disfrazada de modernidad con el que nos desayunamos cada día: sólo a modo de ejemplo, y también en este medio, leo consternado que el nuevo Obispo de Glasgow se queja de que puede acabar en la cárcel si se le ocurre hablar de homosexualidad. Algo que en España, por cierto, hemos estado cerca de conseguir, en un espectáculo bochornoso que debería habernos llenado de oprobio y de vergüenza como ha sido el juicio de una persona que acontecía ser un obispo por hacer uso de la que todos deberíamos considerar su sacrosanta libertad de expresión. Y aunque quepa decir que por esta vez el intento ha terminado en fracaso, mejor deberíamos reconocer que el solo hecho de sentar a alguien, mitrado o no, en un banquillo, por expresar su opinión sobre un determinado hecho o fenómeno, constituye en sí mismo un fracaso que todos deberíamos lamentar.

Hechos como los que cito arriba me llevan a la triste constatación de que uno de los grandes logros de la especie humana a lo largo de los siglos, la democracia, va camino de devorarse a sí misma en un extraño proceso de autofagia o autocanibalismo que probablemente no tenga pocos precedentes en la historia.

Siempre se preció la democracia de educar a los que tenían que beneficiarse de ella, todos los ciudadanos sin excepción, en aprender a aceptar la crítica, la discrepancia y la diferencia en aras a beneficiarse de poder ejercer, en pago, las libertades que se consideraban columnas de la misma: la libertad de pensamiento, la libertad de expresión, la libertad de cátedra y la libertad religiosa. Pero no porque unos pocos desgraciados tuvieran que degustar la amarga crítica para que otros pudieran deleitar la dulce libertad, no, sino porque degustando todos la amarga crítica, nos delitáramos todos también en la dulce libertad.

Es curioso que en nombre de esas mismas libertades, lo que las democracias impulsan hoy día sea justamente lo contrario, a saber, una intolerancia atroz de las personas y de los grupos, en detrimento de esas mismas libertades de las que hablo más arriba. En los casos que nos ocupan, se prefiere prohibir la libertad de pensamiento y de expresión por lo que a la homosexualidad se refiere, para que los homosexuales no se sientan «vejados» con ninguna observación que pueda «malherir su exquisita sensibilidad». Se prohibe la libertad de culto, para que los que profesan religiones diferentes (y sobre todo, desengañémonos, los que observan la del «no Dios») no sientan ultrajados «sus más íntimos sentimientos».

Curiosamente, la enfermedad ha comenzado por atacar a las democracias más antiguas, las anglosajonas, Estados Unidos, Gran Bretaña, país este último en el que ha adquirido tintes de verdadero cáncer, como si constituyera una fase más del proceso de vida de la democracia o estuviera inexorablemente unido a su decadencia. Es llamativo, aunque por otro lado comprensible, que inficione a sus libertades más importantes, las que se constituyen sus verdaderos pilares, la de pensamiento, la de cátedra, la de expresión y la de culto. Y no es menos significativo que se trate de un proceso “tranquilo”, sin violencia, sin aparente revolución, realizado incluso, como digo, en nombre de los mismos principios que pretende eliminar. Pero se trata de un tumor que o lo extirpamos de una vez, o convertirá inexorablemente y en no demasiado tiempo a las democracias en un nuevo sistema que cada vez se parezca más a una dictadura: la dictadura de lo políticamente correcto, de la ñoñería, de la intolerancia, de la hipocresía y de la censura.Blogs de ReligiónenLibertad

También te podría gustar...