Interrumpir misas con gritos abortistas no es libertad de expresión, confirma el Constitucional

19 diciembre, 2020

2020TAGS:

Jaume Roura Capellera, militante de la asociación de extrema izquierda independentista catalana Arran, tiene derecho a quemar fotos del Rey de España, pero no a interrumpir cultos religiosos. Y, como él, todos los demás en territorio español.

Lo de quemar fotos del Rey -algo que hizo en 2007- es libertad de expresión, según el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, cuya sentencia obligó al Estado español a devolver al extremista los 2.700 euros que se le habían impuesto de multa.

Pero no es libertad de expresión, dice ahora el Tribunal Constitucional español, interrumpir una misa en la parroquia de San Pedro,  en Bañolas (Gerona) en 2017 gritando «aborto libre y gratuito», avanzando hasta el altar y exhibiendo una pancarta con el lema: «Fuera rosarios de nuestros ovarios». Por eso fue condenado a 6 meses de prisión.

El Pleno del Tribunal Constitucional (TC) ha dictado este jueves una sentencia en la que, con tres votos particulares, establece que perturbar una ceremonia religiosa no está amparado por el derecho a la libertad de expresión.

La sentencia, que recoge doctrina del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), señala que «la celebración de una misa católica es un acto religioso íntimamente relacionado con la dimensión externa de la libertad religiosa, cuyos participantes tienen derecho a no ser inquietados cuando la ejercen, y el Estado tiene el deber de garantizar su pacífica celebración».

El Constitucional desestima así el recurso de amparo presentado por Jaume Roura. El Tribunal Supremo también avaló el criterio adoptado en su día Audiencia de Gerona, que condenó al activista por un delito contra los sentimientos religiosos al considerar que actuó «sabiendo que con su acción podría llegar a ofender los sentimientos religiosos».

Ya en su resolución, el Tribunal supremo recordaba su propia doctrina, la del Tribunal Constitucional y la del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) relativa a que los derechos fundamentales a la libertad de expresión, reunión y manifestación «no son derechos absolutos», y pueden colisionar con otros derechos fundamentales, como el derecho a la libertad religiosa.

El Supremo determinó que la Audiencia no vulneró el derecho a la libertad de expresión, reunión y manifestación del acusado, porque lo que castigaba era «el modo, tiempo y lugar» de la manifestación.

El fallo, que se conocerá íntegramente en los próximos días, ha contado con los votos particulares de los magistrados Juan Antonio Xiol Ríos, Cándido Conde- Pumpido Tourón y María Luisa Balaguer Callejón.

***

¿Qué países castigan el escarnio a lo religioso? Excepto los comunistas, casi todos…

¿Es normal que un país, y más específicamente una democracia, castiguen las ofensas contras los sentimientos religiosos? La respuesta es: sí, es normal. De hecho, es lo más común. 

Lo hacen en el mundo casi todos los países excepto las dictaduras comunistas (que, en cambio, castigan las críticas al Partido y al régimen). Hay algunas ex-dictaduras comunistas (Eslovaquia, Hungría, Croacia) que aún no han tratado el tema en su legislación.

La mayoría de países europeos protegen los sentimientos religiosos de la población. 

1-sentimientos_religiosos_mapa

España es de los países que castigan con una pena más leve... además de que casi nunca se ha condenado a nadie por esta causa Los casos en que se ha castigado a un culpable por «ofensa a los sentimientos religiosos» se cuentan con los dedos de una mano.

Son más frecuentes los castigos por casos en los que se ha asaltado un lugar de culto interrumpiendo las ceremonias. (En España hay casos como el de Nochebuena de 2013 en Sabadell o el del 9 de febrero de 2014 en Palma de Mallorca).

Lo que dice la ley española

En España el Código Penal presenta su artículo 525 sobre ofensas a sentimientos religiosos y «a quienes no profesan religión», que dice: «Incurrirán en la pena de multa de 8 a 12 meses los que, para ofender los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa, hagan públicamente, de palabra, por escrito o mediante cualquier tipo de documento, escarnio de sus dogmas, creencias, ritos o ceremonias, o vejen, también públicamente, a quienes los profesan o practican. En las mismas penas incurrirán los que hagan públicamente escarnio, de palabra o por escrito, de quienes no profesan religión o creencia alguna.»

Además, el artículo 523 del Código Penal castiga a quien con violencia, amenaza, tumulto o vías de hecho, impida, interrumpa o perturbe los actos, funciones, ceremonias o manifestaciones de las confesiones religiosas.

Una comparación de 71 países: España, casi la más blanda

El digital ForumLibertas ha señalado el último informe de la Comisión de Estados Unidos sobre Libertad Religiosa Internacional, al analizar la dureza de las leyes sobre las expresiones anti-religiosas o de blasfemia, sobre 71 países, otorga a España el número 70: es decir, es casi el país menos duro respecto a este tema.

Las leyes más duras contra la «blasfemia» son las de los países musulmanes, en los que la crítica al Islam está completamente castigada incluso si es educada, respetuosa en las formas y argumentada. Después hay democracias de alto nivel como Alemania, Finlandia o Italia, que castigan con bastante dureza los ataques contra los sentimientos religiosos, según el informe de esta Comisión de EEUU.

La eutanasia en los Paises Bajos.-

Qué es el amor humano?

Matrimonio natural. Profesor Andrés Ollero

Varón y mujer los creó” – Documento sobre la cuestión de género en educación

Contador

  • 197406Total de lecturas:
  • 0Visitantes conectados: