Una treintena de expertos propone una estrategia de prevención y predicción frente al coronavirus

23 agosto, 2020

Médicos, virólogos, epidemiólogos, microbiólogos y economistas proponen medidas que vayan más allá de la simple «convivencia» con el patógeno.

Un sanitario toma la temperatura a un hombre antes de acceder al Centro de Salud de Los Ángeles, en el distrito de Villaverde, donde el gobierno regional ha puesto en marcha uno de los dispositivos de pruebas PCR para tratar de detectar asintomáticos de 15 a 49 años en las áreas de la región con mayor incidencia de COVID-19. (EFE/Mariscal)
Un sanitario toma la temperatura a un hombre antes de acceder al Centro de Salud de Los Ángeles, en el distrito de Villaverde, donde el gobierno regional ha puesto en marcha uno de los dispositivos de pruebas PCR para tratar de detectar asintomáticos de 15 a 49 años en las áreas de la región con mayor incidencia de COVID-19. (EFE/Mariscal) 

Gema Suárez MelladoVie, 21/08/2020 – 07:00

Con el fin de contribuir a una gestión eficaz contra la pandemia del coronavirus, más de una treintena de especialistas, entre los que se encuentran médicos, virólogos, epidemiólogos, microbiólogos y economistas españoles, han firmado el documento de consenso #Unaestrategiaintegral, en el que plantean una estrategia basada en la prevención y la predicción, y no en la mera convivencia con el virus, «que ha fracasado en los intentos llevados a cabo por países como Suecia o inicialmente por el Reino Unido y Estados Unidos», dicen los autores.

Con esta estrategia integral e inclusiva, se trataría de evitar en la medida de lo posible, el aislamiento prolongado y la llegada del paciente al hospital, considerando esta como un fracaso del sistema de contención.

La estrategia que, sumada a otras medidas propuestas, se fundamenta en varios pilares:

  • Invertir en que las personas sin síntomas (no infectadas, asintomáticas o paucisintomáticas) no se conviertan en enfermos graves.En este sentido, defiende «una inversión en rastreadores, que deben aumentar de manera urgente a una cifra no inferior a 1:5000 habitantes (1:4000 idealmente), distribuidos de forma proporcional a la densidad de población por zonas básicas de salud, formados de manera independiente, aunque coordinados con el personal sanitario, principalmente con los centros de atención primaria».
  • Búsqueda activa y enérgica de posibles casos positivos. Además de tratar de encontrar de manera precoz y activa casos positivos, afirman que el análisis pormenorizado de las aguas residuales en áreas delimitadas «no sólo serviría de alerta a la población de las localidades afectadas, para que fueran más cuidadosas en sus prácticas diarias, sino que su análisis, junto con variables socio-sanitarias, demográficas y socio-económicas, permitiría definir indicadores de riesgo y de monitoreo, cuyo seguimiento facilitaría predecir la evolución local de la epidemia, sirviendo además como sistema de ayuda a la toma decisiones».
  • Zona básica de salud. «Esta estrategia se basa en acotar las búsquedas, en la detección precoz de casos en un entorno espacial controlado sobre el que podamos volcar recursos y atajar el problema antes de que se descontrole. Es imprescindible encontrar la fórmula que funcione en la integración de los rastreadores con atención primaria, y ambos con salud pública, asegurando la estructura de un sistema que perdure en el tiempo», dice el documento.
  • Cribado selectivo o masivo de pruebas PCR. Así, creen necesaria la realización de pruebas PCR masivas tanto de cribaje poblacionalcomo de cribaje aleatorio solo en caso de que la fase de búsqueda predictiva y anticipatoria falle.
  • Usar la tecnología como elemento aglutinador. En este punto diferencia varios perfiles
    • La Administración: dicen que habría que implementar un sistema informático únicoque sustente y dé apoyo a los 17 sistemas de las comunidades autónomas, con un cuadro de mando nacional desagregado hasta la zona básica de salud, garantizando la adecuada gobernanza y privacidad, impidiendo el uso indebido de datos, para garantizar la confianza y el compromiso de los ciudadanos. Asimismo ven necesario conformar una base de datos nacional disponible en todo momento para el uso y análisis de los científicos de datos para adelantarse y realizar estimaciones a futuro del comportamiento de la pandemia, con obligatoriedad de todas las autonomías de un volcado en tiempo real de datos epidemiológicos.
    • Los ciudadanos: los autores señalan que se debe «infundir confianza en los ciudadanos para descarga de una aplicación (app) única para seguimiento de casos que permita la publicación en tiempo real de resultados de forma abierta, incluyendo el riesgo de contagio, riesgos relativos, etc., de manera personalizada y utilizando geolocalización». Según los firmantes, la idea es que «al menos que un 60% de la población se la descargue».
  • Revisión de resultados de las estrategias. En este campo, defienden la creación de unamesa de expertos totalmente independiente, «que continuamente esté recabando datos y elaborando informes con los incidentes habidos y la propuesta de posibles mejoras y correcciones para enmendar esos errores».
  • Concienciación social a través de la publicidad masiva. Para este fin, dicen que hay que aprovechar las nuevas tecnologías, la forma más directa de llegar a los sectores de población más sensibles en la transmisión actual del virus, los jóvenes, además de realizar anuncios impactantes, como los que se hicieron contra los accidentes de tráfico en televisión y radio. Además, llaman a ser proactivos en la redes sociales, Twitter, Instagram, Facebook… y solicitan la colaboración de asociaciones de vecinos, juntas municipales, organizaciones sociales, colegios y docentes.
  • Inversión en el sistema a largo plazo. El documento se centra en invertir en sistemas epidemiológicos, como rastreo de aguas residuales; sistema de alertas tempranasintegrado en sistemas tecnológicos de alarma en tiempo real, y un sistema de rastreadores formados
  • Cohesión del sistema sanitario. En este caso, abogan por establecer un sistema de trabajo conjunto entre las autonomías, coordinado por el Ministerio de Sanidad y dando voz a todas las comunidades autónomas.Medidas contempladas en las distintas fases recogidas en el documento de consenso.Medidas contempladas en las distintas fases recogidas en el documento de consenso. 

Método Delphi

La estrategia que plantean en el documento de consenso se basa en cinco recomendaciones, sobre las cuales se ha sometido a los profesionales que componen el grupo, a unas preguntas sobre cada una de ellas hasta llegar a un consenso que se cuantifica en un porcentaje para cada recomendación, siguiendo un método Delphi.

Los firmantes

El consenso ha sido firmado por:

  • César Carballo Cardona, adjunto de Urgencias del Ramón y Cajal, de Madrid).
  • José Antonio López Guerrero, jefe del Departamento de Neurovirología de la Universidad Autónoma de Madrid.
  • Adolfo García Sastre, catedrático de Medicina y Microbiología y codirector del Global Health & Emergyng Pathogens Institute y del Icahn School of Medicine at Mount Sinai, de Nueva York.
  • Santiago Moreno Guillén, jefe del Servicio de Infecciosas del Ramón y Cajal.
  • Alfredo Correll Almuzara, catedrático de Inmunología de la Universidad de Valladolid.
  • Juan José Badiola Díez, director del Centro de Encefalopatías y Enfermedades Transmisibles y Emergentes.
  • Julio Mayol Esposa, director médico del Hospital Clinico San Carlos, de Madrid.
  • Eduardo López Collazo, director científico del Instituto de Investigación de La Paz, de Madrid.
  • Miguel Sebastián Gascón, exministro de Industria, Turismo y Comercio y profesor del Departamento de Análisis Económico de la Universidad Complutense de Madrid (UCM).
  • Juan González Armengol, jefe de la Unidad de Urgencias del Clínico San Carlos.
  • Juan Torres Macho, jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital Infanta Leonor, de Madrid.
  • Olga Mediano San Andrés, adjunto de Neumología del Hospital de Guadalajara.
  • Julio Cobo Mora, jefe de la Unidad de Urgencias de La Paz.
  • José Félix Hoyo Jiménez, presidente de Médicos del Mundo.
  • Jesús Sánchez Martos, exconsejero de Sanidad de Madrid.
  • David Jiménez Castro, jefe del Servicio de Neumología del Ramón y Cajal.
  • Julián Ezquerra Gadea, presidente de Amyts.
  • Carmen del Arco Galán, jefa del Servicio de Urgencias del Hospital La Princesa, de Madrid.
  • Javier Cantón Bailón, doctor en Virología y profesor de Biotecnología del coronavirus.
  • Tato Vázquez Lima, jefe del Servicio de Urgencias del Hospital de Pontevedra.
  • Concha Gómez Vilanova, médico de Urgencias SUMA-112.
  • Cayetano Von Kobbe Alonso, investigador del CSIC en el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa.
  • Esperanza Gómez-Lucía, catedrática de Departamento de Sanidad Animal de la Facultad de Veterinaria de la UCM. 
  • Juan Antonio Aguilera Mochón, profesor de Biología Molecular de la Universidad de Granada.
  • Raquel Rodríguez Merlo, médico de Urgencias del SUMA 112.
  • Alfredo Serrano Moraza, médico de Urgencia del SUMA 112.
  • Tomás Villén Villegas, adjunto de Urgencias del Ramón y Cajal.
  • Carlos Guillén Astete, adjunto de Reumatología y Urgencias del Ramón y Cajal.
  • Yale Tung Cheng, médico de Urgencias de La Paz.
  • Raquel Rello-Morales, profesora del Departamento de Biología Molecular de la Autónoma de Madrid.
  • Mª Eugenia González Portal, investigadora del Instituto de Salud Carlos III.
  • Antonio Osuna Carrillo de Albornoz, catedrático de Biotecnología de la Universidad de Granada.

La eutanasia en los Paises Bajos.-

Qué es el amor humano?

Matrimonio natural. Profesor Andrés Ollero

Varón y mujer los creó” – Documento sobre la cuestión de género en educación

Contador

  • 188482Total de lecturas:
  • 0Visitantes conectados: