La manifestación de París: hacía falta un poco de racionalismo francés

La mayor manifestación celebrada en Francia en los últimos treinta años.

La mayor manifestación celebrada en Francia en los últimos treinta años.

La gran manifestación en París a favor del matrimonio entre hombre y mujer ha tenido algunos elementos notables: no se ha politizado, ni tampoco “confesionalizado” religiosamente; no ha habido estridencias ni salidas de tono; ha sido más “a favor” que “contra” (aunque la motivación fue oponerse al proyecto de matrimonio gay aprobado por el presidiente Hollande, que pasará al parlamento el 29 de enero). Y sobre todo, ha sido multitudinaria: han participado muchos más de los 60 mil –según la policía- o 150 mil– según los organizadores-, que se manifestaron el pasado 16 de diciembre a favor del matrimonio homosexual. La de ayer ha sido, de hecho, la mayor manifestación celebrada en Francia en los últimos treinta años. (La anterior, celebrada en 1984, fue a favor de la escuela libre).

“Un padre, una madre, es elemental”, decía uno de los eslóganes. Pienso, en efecto, que hacía falta esta dosis de racionalidad francesa para despertar del hechizo de la proaganda y volver a pisar tierra. Si se piensa con calma en la campaña a favor de la “marriage equality”, presentada como una batalla por los derechos civiles, se ve la falta de lógica. Además, es una campaña por algo en lo que los gays tradicionalmente no han estado interesados (su lucha, al contrario, era precisamente librarse de esos corsés), apoyados por gente a los que no les interesa el matrimonio.

El gobierno francés está sorprendido por la resistencia social al matrimonio gay, incluso entre representantes de las mismas filas socialistas. Para buena parte de los ciudadanos, el proyecto aprobado por el Gobierno, que equipara las parejas gay al matrimonio heterosexual y reconoce la adopción a favor de homosexuales, habría requerido un auténtico debate social, algo que el actual presidente había prometido, pero que parece haber olvidado. De momento, vale la pena quedarse con las dosis de realismo mostradas, entre otros, por Virgine Merle, una de las promotoras de la manifestación, más conocida como Frigide Barjot. Esta humorista francesa, que no está en contra de que las parejas homosexuales tengan un estatus legal (como existe ya en Francia), pone de relieve que “el problema no es la homosexualidad, sino la filiación humana”, ya que un niño necesita tener acceso a sus padres biológicos.

(Aquí se puede ver un video (de tres minutos) que resume la manifestación con imágenes, música y sonido ambiente)

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.