La esterilización de personas con discapacidad debe ser prohibida, según informe australiano

BioEdge.-Esterilizar los niños con discapacidad sin su consentimiento debería ser prohibido, a menos que se pueda demostrar que la capacidad del niño para consentir nunca se desarrollará, un informe de un comité del Senado australiano ha recomendado.Aquí en inglés

El informe también dice que las familias que tienen niños con discapacidad en el extranjero para la esterilización deberían enfrentar cargos criminales.

Las recomendaciones de la Comisión del Senado sobre la esterilización involuntaria de las personas con discapacidad constituiría un cambio radical en caso de aprobarse, resultando en la reducción sustancial de las condiciones que permitan a los niños discapacitados a ser esterilizada sin su consentimiento. En la actualidad la práctica se permite en todos los estados y territorios, si un juzgado o tribunal de familia considera que es en el mejor interés del niño.

Pero en 2011, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas dijo que el actual marco legal constituye una violación de los derechos del niño y recomendó el desarrollo de medidas de «hacer cumplir las normas estrictas para evitar la esterilización de mujeres y niñas que se ven afectados por discapacidades y son incapaces de dar su consentimiento».

El comité del Senado ha estado sentado durante 10 meses, y reconoció el problema como «emotiva, compleja y profundamente personal». Se escuchó el testimonio de una serie de personas y organizaciones, como la Comisión Australiana de Derechos Humanos (AHRC) – el organismo gubernamental creado para supervisar la discriminación -, así como los padres de niños con discapacidad y las personas con discapacidad que habían sido esterilizadas a sí mismos.

En una cuenta que figura en la presentación de la AHRC, una mujer de 34 años de edad, describió cómo, de 12 años, ella le dijo a sus padres que estaba teniendo el apéndice, pero se enteró de nueve años más tarde que en realidad era su útero que se habían eliminado .

Ella dijo: «Si ellos hubieran dicho la verdad y me preguntaron, me habría gritado» ¡no! «… Mi esterilización me hace sentir que soy menos mujer cuando tengo relaciones sexuales porque yo no soy normal allí … Cuando veo a otras madres que sostienen a sus bebés y aparto la vista y lloro porque no voy a saber nunca que la felicidad «.

El Comité reconoce que, en casos excepcionales, cuando no se dio cuenta de la capacidad de un individuo para el consentimiento, la esterilización involuntaria todavía debe ser permitida. Sin embargo, pidió un mayor desarrollo de los programas educativos y de apoyo para las personas con discapacidad y sus familias para informar la decisión. «El Comité espera que, con la toma de decisiones con el apoyo adecuado, habrá muy pocos australianos que carecen por completo la capacidad de decisión», dice el informe.

El Comité también expresa su alarma por las presentaciones que indican la esterilización puede ser considerada como una forma de mitigar los riesgos del embarazo asociados con la violencia sexual.

Un relato citado en el informe, desde el profesor John Carter, quien se describe como de «mucho contacto» con otros padres de niños con discapacidad intelectual, dice: «Muchas de las madres que sabemos que están preocupados por la posibilidad de abuso sexual de su hijas y por lo tanto la posibilidad de embarazo «. Él va a dar un ejemplo de una madre que llevó a su hijo a Nueva Zelanda para una histerectomía.

El comité recomienda que cualquier intento de llevar a un niño o adulto en el extranjero para la esterilización debe hacerse un delito previsto en la ley.

Otra de las recomendaciones clave contenidas en el informe es garantizar que todos los estados y territorios utilizan la misma definición de la capacidad de una persona para consentir. Se recomienda que los juzgados y tribunales introducir un paquete de cuestionarios y la información para servir de guía para los expertos médicos asisten a los tribunales en las decisiones de esterilización. También dice que la representación independiente debe garantizarse para cualquier persona con discapacidad tiene un caso sea escuchado. Esta representación no debe ser un miembro de la familia o cuidadores, a pesar de familia o tutores deben «tener el derecho a participar».

«Esta fue una extensa investigación que ha tomado una serie de meses en completarse. El comité ha hecho un punto de hablar con tanta gente como sea posible, la realización de audiencias públicas y privadas. Estábamos especialmente interesados ​​en hablar con la gente con discapacidad» Verdes senador Rachel Siewert, presidente del comité de referencias asuntos de la comunidad, dijo el miércoles.

«Las recomendaciones contenidas en el informe de abordar la complejidad de esta cuestión, con el fin de los derechos de las personas con discapacidad y apoyar a las familias y profesionales de la salud que les proporcionan apoyo crucial», agregó.

Jane Chivers, un proyecto principal coordinador de Planificación Familiar de Nueva Gales del Sur, dio la bienvenida a las recomendaciones del informe. Ella dijo: «Estamos muy agradecidos a la comisión por su informe, que reconoce que las personas con discapacidad tengan la capacidad de tomar sus propias decisiones sobre su salud reproductiva y sexual y se debe dar todas las oportunidades para hacerlo.»

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.