La guerra de Joe Biden contra las mujeres

25 enero, 2021

En su primer día en el cargo, el presidente firmó la eliminación de los derechos de las mujeres basados en el sexo.


El pasado 20 de enero, en su primer día en el cargo, una de las primeras acciones del presidente Biden fue firmar una orden ejecutiva titulada “Prevención y lucha contra la discriminación por motivos de identidad de género u orientación sexual“, que eliminaba de hecho los derechos de los cuatro millones de mujeres que trabajan en el gobierno federal, y de todas las que dependen de esta norma legal.

A las pocas horas de aprobarse la orden ejecutiva, el hashtag #bidenerasedwomen era tendencia en las redes sociales. Con un golpe de efecto, el demócrata Biden había conseguido lo que ningún republicano neoconservador había logrado antes: eliminar los baños, los refugios y los deportes para mujeres.

La orden ejecutiva del presidente Biden se basa en la sentencia del Tribunal Supremo de Bostock contra el condado de Clayton de 2020. El caso se centraba en un hombre, Aimee Stephens, que se identificaba como mujer y, por lo tanto, quería usar el código de vestimenta femenino en su lugar de trabajo: una funeraria. Esto podría haber sido una oportunidad para que el tribunal pusiera fin a los códigos de vestimenta específicos por sexo. Pero en su lugar se dictaminó que Stephens había sido despedida por ser transgénero, y que esto equivalía a una discriminación por razón de sexo.

La libertad de vivir y trabajar sin discriminación es obviamente justa y equitativa. El caso Bostock contra el condado de Clayton declaró explícitamente que la sentencia no debía aplicarse a los baños y vestuarios para un solo sexo, ni al Título IX (educación, incluidos los deportes) ni a ningún otro estatuto federal. Esto plantea dudas sobre la lectura y aplicación selectiva del caso por parte de Biden.

La orden ejecutiva afectará a la legislación laboral, a la legislación educativa y a las organizaciones que reciben financiación federal. Los organismos federales deben ahora interpretar que el término “sexo” incluye también la “orientación sexual y la identidad de género” en sus propias normas y políticas internas. Esto suena árido, pero las ramificaciones se dejarán sentir desde las prisiones y los refugios contra la violencia doméstica hasta las jornadas deportivas escolares.

Natasha Chart, directora ejecutiva de la organización feminista radical WoLF, explica:

Es muy frustrante que Biden haya decidido que la privacidad, la seguridad y los derechos de a una justa competencia de las mujeres y las niñas sean tan prescindibles… Es probable que también se obligue a los empleados federales a utilizar los “pronombres preferidos” (pronombres inexactos) para los hombres que se identifican como mujeres. Esto debería verse como una gran amenaza a la libertad de expresión y forma parte de un patrón creciente en los organismos gubernamentales que obligan a los empleados a hablar como ellos dictaminan.”

(…) Siempre que he hablado de los problemas de la autoidentificación de género con personas en posiciones de autoridad me he encontrado con un silencio vergonzoso y con tópicos sobre que “todo es muy complicado”.

Pero la verdad es clara y sencilla. Los hombres, por término medio, son más grandes, más fuertes y más propensos a ser violentos que las mujeres, por lo que, para ejercer plenamente sus derechos como ciudadanas, las mujeres necesitan algunos espacios y servicios para un solo sexo. A pesar de ello, para apaciguar a una minoría aparentemente marginada, el hombre más poderoso del mundo acaba de eliminar los derechos del 52% de la población. La identidad de género no es una cuestión marginal, es una hidra ideológica que amenaza con socavar todo, desde el lenguaje hasta nuestros derechos humanos más básicos.

Siendo la cultura estadounidense lo que es, las implicaciones de la orden ejecutiva sobre el deporte han recibido más cobertura mediática que la situación de las mujeres en los refugios, las cárceles y las que necesitan atención médica. El titular de The Guardian rezaba: “La orden de discriminación de género de Joe Biden ofrece esperanza a los jóvenes atletas trans”, alentando el derecho de los atletas masculinos de segunda categoría a anular los logros de las mujeres de primera categoría.

Al haber más hombres que se identifican como el sexo opuesto, las mujeres y las niñas reales se ven desplazadas de los podios y salen perdiendo. Para combatirlo, el año pasado 17 cámaras estatales de EE.UU. aprobaron proyectos de ley para garantizar que la participación de los atletas en el deporte fuera acorde con su sexo registrado al nacer. Montana ha sido el último estado en plantearse hacerlo. En su oposición, el representante estatal Robert Farris-Olsen dijo que la aprobación del proyecto de ley violaría el derecho a la privacidad consagrado en la constitución del estado y podría significar que Montana perdiera la financiación federal para la educación, que ascendió a 484 millones de dólares en el último año fiscal. Parece que, gracias al presidente Biden, pocos estados podrán costear el deporte femenino y mucho menos cualquier otro servicio exclusivo para mujeres.”

Fuente: Forum Libertas

La eutanasia en los Paises Bajos.-

Qué es el amor humano?

Matrimonio natural. Profesor Andrés Ollero

Varón y mujer los creó” – Documento sobre la cuestión de género en educación

Contador

  • 198630Total de lecturas:
  • 0Visitantes conectados: