Mi hija tiene mucho genio

Lo que tú llamas “mucho genio” yo te lo devuelvo como “carácter”. La misma fuerza que usa para gatear, para investigar constantemente y para arrancar a andar, también la usa para defender lo que ella quiere y como ella quiere. Todo ello va en el mismo paquete y forma parte de su carácter.

Un carácter que te animo no castres, sino que le enseñes con presencia dónde están los límites con seguridad, firmeza y respeto.

¿Qué puedes hacer?

Cada vez que pegue a su primo o a otro niño, le muestras una cara seria, de desagrado a la vez que le dices con un tono contundente (sin chillar)

– No se pega, le has hecho daño (pupa).Con las manos se dan caricias.

Y le coges su manita y le muestras cómo se acaricia al niño.

En ese momento pon cara alegre, de agrado y le dices,

– “Ves, así es más agradable, tu primo quiere jugar contigo”.

Puede que la primera vez que le intentes mostrar cómo se acaricia ni tan sólo te deje que le cojas la mano y que por ello también se enfade. Tú insistes sin chillar, ni violentarte. Si coge rabieta, déjale unos minutos con su enfado y cuando veas se le ha pasado un poquitín le intentas mostrar que con las manos se dan caricias.

Puede que también te pegue a ti cuando le frustres algún deseo. No le pegues, ni le chilles, simplemente muéstrale tu cara bien seria, de desagrado y le dices

– No se pega! A mi me gustan las caricias. Le coges su mano y la pasas con suavidad por donde te ha pegado. -Ves, así, caricias, eso sí es agradable. Mientras le pones una cara bien alegre, eso sí te gusta!!

La misma reacción durante un tiempo

Ten paciencia, serán muchas (¡muchas!) veces las que le tengas que mostrar que no se pega, pero si cada vez le pautas la misma reacción iras canalizando su carácter hacia una actitud más productiva.

Yo desaconsejo rotundamente pegarle en la mano para mostrarle que eso no está bien hecho ¿Cómo se puede enseñar pegando que no se pega?.

Para tu hija, tu cara de desagrado y seriedad en el hablar es más contundente que un chillido o un cachete. Si además le muestras enseguida con cara alegre lo que sí tiene que hacer le estás dando una alternativa y ayudando a entender.

Tampoco aconsejo dejar que el peque se salga con la suya para evitar que pegue a los demás, o para evitar se enfade. Te mostrará su disconformidad en muchas ocasiones, soltándote la mano, rabieta en el suelo, gateando en dirección opuesta a dónde tú quieres ir…. Permite que llore, que se enfade pues está en su derecho, pero tú le muestras cuál es el camino a seguir.Fuente:Edukame