Una reforma fiscal injusta (I): los beneficios, para los que más tienen

Un estudio revela que “los más beneficiados de la bajada de impuestos serán sobre todo los que tienen rentas altas”. Quienes obtienen 300.000 euros anuales ahorrarán entre el 2,26% y el 2,30%, mientras que los que perciben 20.000 euros solo lo harán entre el 1,15% y el 1,42%. Un asalariado sin hijos tendrá más beneficios que uno con tres hijos.
Isabel Ordóñez.Forum libertas.

¿Cuáles son los supuestos beneficios de la reforma fiscal puesta en marcha por el Gobierno español? Según el Ejecutivo de Mariano Rajoy, con la nueva reforma tributaria que entra en vigor este jueves, 1 de enero, los bolsillos de los contribuyentes podrán recibir una devolución de 9.000 millones de euros en los próximos dos años.

El impuesto dejará de existir para 750.000 asalariados que ganan menos de 12.000 euros anuales y que pasarán a cobrar su salario íntegro, sin retenciones, desde este 1 de enero. La rebaja final media en 2016 para los 14,4 millones de contribuyentes con rentas inferiores a 24.000 euros, que son el 72% del total, será del 23,47%. Para las rentas inferiores a 18.000 euros, 11,6 millones de contribuyentes, que son el 58% del total, la rebaja media será del 31,06%. El tipo mínimo, que en 2011 estaba en el 24% y que subió 0,75 puntos en 2012, se va a quedar en el 20% en 2015 y en el 19% en 2016.

La primera reforma del IRPF realizada por el PP, en 1998, devolvió a los bolsillos de los ciudadanos unos 5.000 millones de euros; en la del año 2000, la inyección de liquidez fue de 3.800. En esta ocasión, la reforma del Gobierno va a tener un impacto en el IRPF en los próximos dos años de 5.900 millones de euros.

Reforma injusta

Sin embargo, la redistribución de ese dinero, procedente de la rebaja general de impuestos de un 12,5%, no tendrá como beneficiarios a los que menos tienen, sobre todo si además tienen hijos. Se trata, pues, de una reforma fiscal injusta ya que los beneficios de la misma irán a parar en gran medida “sobre todo a los que tienen rentas altas”

Así lo constata Fintonic servicios financieros que, con el asesoramiento de Abante Asesores, ha elaborado un estudio donde muestra cómo se repartirán los beneficios en la renta disponible de los españoles tras una reforma “que traerá una rebaja de los tipos impositivos y un aumento de los mínimos personales y familiares que se pueden aplicar los contribuyentes en la declaración de la renta”.

Como se puede observar en la siguiente tabla, reproducida a partir del estudio de Fintonic, donde se detalla el “aumento de la capacidad de ahorro” de los contribuyentes españoles, una primera cuestión que llama a la reflexión es que las rentas más altas, las que están sobre los 300.000 euros anuales, son a su vez las que muestran una mayor capacidad de ese ahorro.
image

Si se trata de un “asalariado sin hijos” o “con un hijo”, su capacidad de ahorro será del 2,27%; si tiene “dos hijos” (2,28%); “tres hijos” (2,26%); y “jubilado” (2,30%). Esto viene a representar para los contribuyentes que se hallan en esta escala, un ahorro de entre 6.774,60 y 6.911,06 euros al año.

Por el contrario, si la renta está en los 20.000 euros, un “asalariado sin hijos” o un “jubilado” tendrá una capacidad de ahorro del 1,27%; “asalariado con un hijo” (1,34%); “asalariado con dos hijos” (1,42%); y “asalariado con tres hijos” (1,15%). En este caso, el ahorro se mueve entre los 230,37 y los 284,78 euros anuales.

Además, si observamos las escalas que se mueven entre los 35.000 y los 50.000 euros anuales, en ningún caso los porcentajes de ahorro llegan a la unidad; y el ahorro solo les supone entre los 217,21 y los 381,44 euros al año. Y las otras escalas intermedias en ningún caso llegan al 2% de ahorro, aunque a mayor renta mayor beneficio en euros.

image

Con familia numerosa, menos ahorro

Una de las cuestiones que llama la atención, por su injusta situación, es la escasa capacidad de ahorro de las familias numerosas con la nueva reforma fiscal, sea cual sea su nivel de renta.

De hecho, un asalariado sin hijos percibe en todos los casos un mayor porcentaje de ahorro que otro con tres hijos. Así, con una renta de 300.000 euros, un asalariado sin hijos obtendrá un ahorro del 2,27% (6.798,63 euros), mientras que uno con tres hijos tendrá un beneficio del 2,26% (6.774,60).

La situación es mucho más flagrante e injusta cuando se trata de asalariados de rentas más bajas.

Con ingresos de 20.000 euros sin hijos: 1,27% de ahorro (254,43 euros); con tres hijos: 1,15% (230,37 euros).

Con 35.000 euros sin hijos: 0,68% de ahorro (236,64 euros); con tres hijos: 0,61% (212,56 euros).

Con 50.000 euros sin hijos: 0,70% (351,08 euros de ahorro); con tres hijos: 0,65% (327,03 euros). Y esta situación de discriminación fiscal de las familias numerosas se produce, sucesivamente, en cada una de las escalas.

Deja un comentario