Ser universitario no es siempre gratis

En España se ha abierto un debate con motivo de la subida de las tasas universitarias para el curso 2012-2013. Por eso es más necesario conocer el panorama en el resto de Europa. Un reciente informe de Eurydice compara la situación en 29 países europeos (no se incluyen datos de Holanda, Suiza, Luxemburgo y España, porque no han sido facilitados). Se observa una gran diversidad en las tasas de los estudios universitarios, por un lado, y en los sistemas de ayudas y becas a los estudiantes, por otro.

Desde gratis total a 9.000 libras
Las tasas más altas se dan en Reino Unido (Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte). Hasta 2012 las matrículas anuales estaban en 3.375 libras al año (unos 4.200 euros). Pero a partir de este curso el gobierno ha autorizado a las universidades a cobrar hasta un tope de 9.000 libras. La consecuencia es que las tasas actuales oscilan, según universidades, entre 6.000 libras (7.482 euros) y un máximo de 9.000 (11.223 euros). Al mismo tiempo, todos los estudiantes pueden obtener un préstamo para pagar las tasas y no tienen que devolverlo hasta que consiguen un empleo con un cierto nivel de renta (21.000 libras en la actualidad) (cfr. Aceprensa, 16-11-2010).

En 16 países europeos, al menos el 5% de los estudiantes suscriben préstamos para financiarse los estudios

En el otro extremo de la escala de precios están los países cuyos estudiantes –excepto los que vienen de fuera de la UE– no pagan matrícula en el nivel de grado, y solo pagan tasas en los ciclos superiores de la carrera. Son los países nórdicos (Suecia, Noruega, Finlandia, Dinamarca), otros de Europa Central (Austria, República Checa, la mayoría de los Länder de Alemania), Escocia, y algunos países del sur (Chipre, Grecia, Malta).

En Alemania, desde este curso académico, los Länder de Baviera y Baja Sajonia sí cobran tasas, mientras que los otros catorce, no. En Croacia, Lituania y Eslovenia, sólo paga una minoría de los alumnos.

En los demás países, todos los estudiantes pagan, como es el caso de Bélgica (zona flamenca), Bulgaria, Inglaterra, Islandia, Liechtenstein, Holanda, Polonia, Eslovaquia y Turquía. En otros siete países, pagan la mayoría de los alumnos, teniendo en cuenta su nivel de renta: Bélgica (zona valona), Estonia, Francia, Hungría, Italia, Letonia, Rumania.

Las diferencias de tasas entre las universidades públicas españolas se han acentuado este curso

Tasas para estudiantes extranjeros
Para los estudiantes que vienen de fuera de la Unión Europea, los precios suelen ser más elevados. Estos costes son fijados por las universidades, aunque en algunos países existen regulaciones dictadas por el Estado.

En seis países –República Checa, Hungría, Islandia, Italia, Liechtenstein y Noruega– a los estudiantes que llegan de fuera de UE se les cobra lo mismo que a los europeos.

Distintos tipos de ayudas a los estudiantes
Las ayudas a los estudiantes presentan distintas formas. En la mayor parte de los países se trata de becas y préstamos, que pueden ser compatibles o no.

Todos los países, a excepción de Islandia y Turquía, dan algún tipo de beca por lo menos para algunos estudiantes. En Dinamarca, Chipre y Malta todos los estudiantes reciben becas. En Finlandia, Holanda, Noruega, Suiza y Reino Unido las tienen la mayoría de los estudiantes. En gran parte de los países, entre los que está España, sólo una minoría de los estudiantes son becarios.

El otro gran elemento de ayuda son los préstamos a estudiantes. El estudio los considera un medio de financiación socialmente significativo cuando los solicita al menos por el 5% de los estudiantes, lo que ocurre en 16 países europeos.

Las ayudas familiares y beneficios fiscales son otro tipo de fórmulas para compensar el coste de los estudios. Los sistemas de ayudas al estudiante pueden considerar a la persona individualmente o como miembro de una familia. En los países nórdicos las ayudas se atribuyen considerando al estudiante como individuo. En cambio, en muchos otros países, la ayuda depende de las circunstancias familiares y algunas subvenciones pueden dirigirse directamente a las familias de los estudiantes.

España: tasas más caras
Los datos de España no figuran en el informe Eurydice, pero las informaciones recogidas a principios de este curso indican que las diferencias de tasas entre las universidades españolas se han acentuado. El gobierno ha permitido que las comunidades autónomas, de las que dependen las universidades, eleven las tasas hasta el 25% del coste real. Y cada una ha tomado su decisión.

Un ejemplo podemos verlo en la carrera de Medicina, que ha pasado a costar 2.371 euros por curso en Cataluña, 1.628 en Madrid y 749 en Andalucía. Derecho, siguiendo el mismo orden de las mismas comunidades, cuesta 1.516, 1.279 o 749 euros. El máster en formación de profesorado de secundaria cuesta 2.400 euros en Cataluña, 2.100 en Madrid y 1.770 en Andalucía.

Podemos establecer una triple clasificación. Un primer grupo de comunidades ha subido las matrículas un 20%: Madrid, Castilla y León, Valencia, Castilla-La Mancha, Canarias y Cataluña. En Madrid, Cataluña y Castilla-León el aumento del coste en algunas carreras llega hasta los 400 euros.

Otro grupo lo forman las comunidades que han congelado los precios de la primera matrícula (Asturias y Galicia), y las que los han subido en torno al IPC, como se hacía hasta ahora (Navarra, Aragón, Andalucía, La Rioja, País Vasco, Extremadura y Cantabria). Un tercer grupo ha hecho una subida intermedia (Murcia, Baleares).

En la gran mayoría de las universidades, los precios han aumentado sensiblemente en las segundas y sucesivas matrículas: los que repiten asignaturas tendrán que pagarlas bastante más caras.

España dedica a becas y ayudas el 0,08% del PIB, frente al 0,24% de media en Europa. En el nuevo curso se ha encarecido la universidad y se han endurecido los requisitos académicos para obtener becas. Un panorama no muy halagüeño que invita a los alumnos matriculados a estudiar en serio y a no desaprovechar oportunidades.

El siguiente gráfico, tomado del informe de la OCDE Education at a Glance 2012, muestra las tasas medias, en dólares, que se cobran a los alumnos nacionales en las universidades públicas de distintos países (curso 2008-2009).

Gasto por alumno en educación universitaria
Las posibilidades de financiación, pública y privada, condicionan el gasto por alumno en la educación. Education at a Glance 2012 habla entre otras cosas de los gastos de los Estados en educación superior. La media de la OCDE es de 13.728 dólares PPP anuales.

La proporción del gasto en enseñanza superior cubierta por fondos públicos en la OCDE ha ido bajando desde el 78% en 1995 al 73% en 2009.

La proporción del gasto cubierta por fuentes privadas –las tasas y otros fondos proporcionados por empresas e instituciones privadas– varía entre menos del 5% en Dinamarca, Finlandia y Noruega, hasta más del 40% en Australia, Israel, Japón y Estados Unidos, y más del 70% en Chile, Corea y Reino Unido. La media de la OCDE está en torno al 30%.

En España, con datos de 2009, la financiación pública cubría el 79,1% del gasto, las tasas el 16,8% y solo un 4,1% provenía de otras entidades privadas.Aceprensa

También te podría gustar...