Treinta años de deterioro educativo y de valores

Para los “poderosos” que quieren a toda costa seguir “con la avaricia y con los sublimes escaños de su soberana potestad” es mejor tu ignorancia y la mía que la sabiduría de muchos.
Rafael Gutiérrez Amaro.-Forum Libertas.
Desde el año 1976 soy profesor de Matemáticas en Educación Secundaria y como tal he podido verificar la evolución educativa en estos años hasta 2012.
image
Durante este tiempo, además de dedicarme a mi labor educativa como profesor, me he dedicado a organizar, coordinar y colaborar Actividades Extraescolares que en muchos casos estaban orientadas a la Convivencia Escolar.

En este nuevo milenio, la Convivencia Escolar llegó a ser tema prioritario en el ámbito educativo, dada la importancia de temas como disciplina, acoso escolar o bullying, fracaso escolar por motivos de convivencia, deterioro de la autoridad, maltrato y violencia en el aula, faltas de respeto continuadas entre iguales o entre los profesores y los alumnos, interrupciones en el aula por motivos de charlas incontroladas, corrillos, malos modos, gamberradas, insultos… También eran prioritarias las dificultades de aprendizaje y dificultades de integración en el aula, por motivos: sociales, familiares, de marginación o de capacidades intelectuales. Muchos de los alumnos que tenían que estar estaban, pero no en el lugar adecuado.

En los años: “80 y algo” del siglo pasado desde sectores muy influyentes del Ministerio de Educación se promociono a nivel social, familiar, educativo y dirigido a todos los alumnos la “ley del mínimo esfuerzo”, se puso en duda de una manera clara y evidente la eficacia de los deberes que los alumnos tenían que realizar en casa, se quería evitar a toda costa el concepto de fracaso escolar. Para los dignatarios políticos era preferible tapar y no dar importancia a la ignorancia de los alumnos y evitar las frustraciones al alumno y a las familias; y para ello se creó una situación de aparente normalidad, de “amnesia colectiva”, un “no pasa nada”. Pero en el fondo lo que existía era una ignorancia a veces y en algunos sectores terrible, que iba cogiendo forma hasta llegar a los niveles educativos actuales que, “según informes recibidos son de gran ignorancia o ignorancia plena o ignorancia absoluta”; y no por falta de medios que los ha habido, ni de buen profesorado que lo ha habido, sino por falta de coherencia política de los que en aquellos años y posteriormente gobernaban la Nación Española, todos aupados por la voz de la calle que reclamaba seguir el camino fácil, el camino del “todo vale”, el camino de “ESO para todos y no te compliques”.

Para los “poderosos” que quieren a toda costa seguir “con la avaricia y con los sublimes escaños de su soberana potestad” es mejor tu ignorancia y la mía que la sabiduría de muchos; sabiduría que puede incomodarle. Para ellos es mejor la pobreza que la riqueza.

Los “usureros del poder y de la riqueza […] Prefieren los arrabales donde se hacina el hambre de los harapientos que el pedestal de la cultura”.

Y para terminar, a mi entender, los ricos pueden seguir diciendo: “España va muy, muy bien”, los de clase media pueden decir: “cada vez está más lejos el fin de mes” y a los pobres, a los pobres aconsejarles que aprendan la caligrafía del mármol para poner sus nombres en sus propias tumbas, pues en un país en donde se roza la miseria todo es posible.

Be the first to comment

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.