Por qué es tan difícil erradicar la pobreza | Economía, ética y Responsabilidad Social de la Empresa

La Brookings Institution publicó hace unos días en su blog una entrada titulada “La Guerra a la Pobreza: ¿qué salió mal?” (aquí, en inglés). La Guerra a la Pobreza fue una iniciativa del presidente norteamericano Lyndon Johnson, que ha cumplido ahora medio siglo de antigüedad (la iniciativa, no el presidente). Ron Haskins, el autor de la entrada, señala que la Guerra empezó muy bien, pero perdió fuerza inmediatamente: el porcentaje de personas en pobreza bajó del 30% en 1964 a un 12,1% en promedio desde finales de esa década, y ya no ha vuelto a reducirse; fue del 15% en los últimos tres años.

Haskins cuenta que en 2012 había en Estrados Unidos 46,5 millones de personas en situación de pobreza, y que en ese año la asignación para combatirla era de 1.000 millones, lo que da un promedio de 22.000 dólares por persona, por encima del nivel de pobreza (que en 2013 era de 20.000 dólares). Ya está, ¿no?

Pues no, porque lo que cuenta no es dar un pez a una persona hambrienta un día, sino enseñarle a pescar. No es justo dar de comer la sopa boba a 46 millones de personas cada año, porque, además, esto animaría a otros muchos a vivir sin trabajar. Lo importante es que esas personas puedan volver a producir y ganar, recuperar el control de su vida y salir definitivamente de la miseria. Y esto no es fácil, a la vista de problemas como la educación (o falta de la misma), la composición de las familias y su reducida capacidad para trabajar. Haskins señala la baja calidad de la educación de esas personas, la existencia de familias desestructuradas, cómo los problemas de los padres se prolongan en los hijos, y las dificultades de esas personas para conseguir un empleo sostenible.

He querido traer esto a colación porque hay personas que piensan que lo que hay que hacer es repartir la riqueza, para que todos tengan lo suficiente. Ya se ve que el problema es otro: cómo devolver a todas las personas la capacidad de generar sus propios ingresos, más allá de la caridad pública.  

Be the first to comment

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.