La prudencia, una virtud poco común Blog Antonio Argandoña, profesor del IESE

Leí hace días un caso interesante: una madre contaba el caso de su hijo, el que acababa de regalar un Transformer, de modo que se fueron los dos al parque para que su hijo jugase con él. Nada más llegar, media docena de niños se abalanzaron sobre él, pidiéndole que les dejase jugar con él. La cuestión que presentaba la madre era: ¿debía animar a su hijo a prestar su juguete a los otros niños, o debía impedírselo?

La entrada daba argumentos variados sobre el tema. El niño no había tenido oportunidad de jugar ni cinco minutos con el regalo; le gustaba y deseaba disfrutarlo; los demás niños no tenían ningún derecho sobre ese juguete; podían estropearlo e incluso robárselo; pero quizás la madre debía animar al niño a ser generoso y compartirlo… ¿Dónde acaba el interés personal legítimo y dónde empieza el egoísmo? ¿Qué papel debe tener la madre: animar a su hijo a excluir a los demás, a compartirlo, o a diseñar unas reglas del juego nuevas, como sería jugar el solo durante media hora y luego llamar a los otros para que participasen?

El lector ya sabe la moraleja que quiero sacar, que figura en el título de esta entrada: mamá, ejercite la virtud de la prudencia. Valore las circunstancias, examine las intenciones de los candidatos a jugar, valore si su hijo está escorándose por el egoísmo o por la candidez, mire lo que hacen el resto de madres… Los manuales antiguos ofrecían claves: memoria del pasado, inteligencia del presente, pedir consejo, considerar las circunstancias, pedir consejo…

Pero la gran mayoría de los manuales modernos omiten estas consideraciones; a menudo, confunden la prudencia con la resistencia a tomar decisiones. Se fijan más bien en las normas: señora, si sale con su hijo a jugar y le asaltan los demás, lo que debe hacer es… La prudencia no omite las normas, pero va mucho más allá. “El conductor de todas las virtudes”, decían los clásicos. Una virtud poco entendida y no siempre bien empleada. Así nos va.

Be the first to comment

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.