FERE y CONCAPA opinan sobre los resultados del informe PISA

Análisis digital.Escuelas Católicas (FERE-CECA y EyG) considera que la escasa autonomía de los centros, el excesivo número de materias y la devaluación de la filosofía del esfuerzo son algunos de los escollos fundamentales a salvar para mejorar la calidad de la educación de nuestro país. En opinión de CONCAPA, el informe PISA justifica la necesidad de una profunda reforma educativa en España.
El Informe PISA 2012 pone de manifiesto un estancamiento del actual modelo educativo español, basado en el esquema LOGSE-LOE; las escasas mejoras que refleja con respecto a informes anteriores, tienen un carácter muy leve y poco significativo. Además, la diferencia de los resultados por CC.AA. es muy notoria, aún teniendo en cuenta coeficientes correctores; lamentablemente, el desequilibrio territorial no garantiza la equidad de nuestro sistema educativo.
Escuelas Católicas considera que para mejorar realmente los resultados es determinante fomentar la autonomía de los centros, reducir el número de asignaturas, conjugar innovación con la filosofía del esfuerzo, intensificar la atención personalizada a los alumnos, aumentar la implicación de las familias en la evolución del proceso educativo de sus hijos, reforzar la motivación vocacional y la autoridad de los docentes, junto con un mejor empleo de los fondos públicos destinados a educación.
La autonomía de los centros en España sigue siendo mucho menor que en el promedio de los países de la OCDE. Está demostrado que a mayor autonomía, mayor calidad y mejores resultados. Por tanto, EC sigue demandando autonomía real para los centros en aspectos organizativos, pedagógicos y de gestión.
Los alumnos españoles tienen más horas de clase al año (1.050) que la media de la OCDE (907). Sin embargo, dedican menos tiempo a matemáticas, lengua y ciencias, que son las competencias evaluadas en PISA. Ajustar el número de asignaturas y su dedicación es un tema todavía pendiente y ligado a la necesidad de mayor autonomía de los centros.
La LOMCE recién aprobada puede ser un revulsivo contra el estancamiento de los resultados de España, pero siempre que los desarrollos reglamentarios sean adecuados, se reconozca un mayor margen de autonomía a los centros y se ofrezcan los recursos necesarios (Memoria Económica). En resumen, el éxito de la LOMCE en su objetivo de mejorar los resultados dependerá, en gran medida, de los Decretos de desarrollo y del margen de autonomía que reconozcan las administraciones educativas a los centros. En cualquier caso, la mejora del sistema educativo no dependerá únicamente del marco legal sino de la implicación positiva de todos los agentes educativos, con el estímulo de las Administraciones públicas.
En relación con los resultados del informe PISA 2012 CONCAPA (Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y padres de Alumnos) desea resaltar algunos datos y realizar las consiguientes valoraciones:
En Matemáticas la puntuación que alcanza España es de 484 puntos frente al promedio de la OCDE de 494 puntos, ocupando el puesto 25 entre los 34 países miembros. En Comprensión Lectora la puntuación media de los estudiantes españoles es de 488 puntos, 8 puntos inferior al promedio de los países de la OCDE, ocupando el puesto 23. En Ciencias los alumnos españoles obtienen 496 puntos, el mejor resultado de las tres materias examinadas, pero 5 puntos inferior al promedio de la OCDE (501), ocupando España el puesto 21 entre los 34 países de la OCDE.
Lamentablemente el informe PISA evidencia que los alumnos españoles se han estancado en Matemáticas, y no sólo no han avanzado entre 2003 y 2012 sino que han retrocedido un punto. En Lectura (488 puntos) obtienen resultados inferiores a los que alcanzó España en PISA 2000 (493), y en Ciencias -aunque se mejoran los resultados- el incremento no es estadísticamente significativo.
Por Comunidades Autónomas, la diferencia entre la mejor y la peor puntuación en Matemáticas ha sido de 55 puntos, lo que equivale a un curso escolar y medio.
A pesar de haber aumentado el gasto por estudiante en 21.108$ entre 2000 y 2012, los resultados de España no han mejorado; y a pesar de que la ratio alumnos por profesor es ligeramente más baja en España (12,5%) que en la OCDE (12,6%), esto tampoco ha contribuido a mejorar los resultados.
Aunque los alumnos españoles de la ESO reciben 147 horas de clase al año más que la media de la OCDE (907), sin embargo dedican menos horas de clase al año a las Matemáticas, Lengua y Ciencias.
En cuanto a la rendición de cuentas en la OCDE, el 45% de los alumnos asisten a centros que hacen públicos sus resultados mientras que en España esa cifra se reduce a un 13%.
A la vista de los resultados reseñados por el informe PISA 2012, en España podemos extraer algunas conclusiones:
Se hace patente que España se encuentra muy por debajo de la mitad de los países de la OCDE, con peores resultados, habiendo retrocedido -o experimentado una insignificante mejora- en Matemáticas, Lengua y Ciencias entre 2003 y 2012. Tales datos avalan la necesidad de una reforma educativa en profundidad, mucho más intensa que la que ha supuesto la LOMCE, a la que no podemos negar que supone un cambio positivo de tendencia para erradicar el grave fracaso y abandono escolar.
Que exista una diferencia entre la mejor y la peor puntuación en Matemáticas por Comunidades Autónomas equivalente a un curso escolar y medio resulta inaceptable, y refrenda la necesidad de pruebas objetivas y externas planteadas por la LOMCE para poder homologar los conocimientos que reciben los alumnos en todo el país.
A pesar de que se acusa al sistema educativo de falta de medios económicos y de profesores, lo cierto es que la mayor inversión y la menor ratio no han conseguido equipararnos en calidad educativa con los países de la OCDE que se encuentran entre los primeros puestos de la tabla.
Reforzar las asignaturas troncales se impone como una conclusión de sentido común al observar que, aunque nuestros alumnos reciben más horas de clase que la media, obtienen peores resultados, posiblemente también porque reciben menos horas de clase al año en Matemáticas, Lengua y Ciencias.
En cuanto a la rendición de cuentas, que resulta clave para aumentar el rendimiento educativo, CONCAPA ha exigido durante toda la gestación de la LOMCE que los directores de los centros educativos rindan cuentas económicas y pedagógicas ante las familias –verdaderas destinatarias y protagonistas de la educación-, ofreciendo el consiguiente plan de mejora para el curso próximo, sin haber conseguido que dicho mecanismo sea contemplado de forma preceptiva por la ley.

Be the first to comment

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.