El mejor viaje de fin de curso || Blog Familia actual

Print Friendly
La ddirectora del Profile Junior-Senior High SchoolLos alumnos del último curso de la escuela Profile Junior-Senior High School en Bethlehem, New Hampshire, han pasado los últimos cuatro años ahorrando para costearse el viaje de fin de curso. Podemos imaginar las decenas de iniciativas que pusieron en marcha para recaudar fondos y la ilusión que se fue acumulando durante tanto tiempo. Tras mucho esfuerzo, consiguieron reunir ocho mil dólares, una cifra que les hubiera permitido cumplir su sueño; sin embargo, ese grupo de adolescentes ha renunciado a su anhelado viaje.
image
La razón es que se han enterado de que la directora de su colegio sufre un tipo de cáncer muy agresivo. Los estudiantes se reunieron y tomaron una decisión unánime: no hacer el viaje de fin de curso y entregar el dinero ahorrado para costear el tratamiento médico que precisaba la enfermedad de su directora Courtney Vashaw. (ver vídeo)

Ella siempre se ha preocupado por sus alumnos y les ha dado lo mejor de sí misma. Ahora, ellos quieren pagarle con la misma moneda y ofrecerle lo único que tienen: “nos ha dado tanto que solo queremos devolvérselo”, dice el delegado de clase.

El acto de generosidad de este grupo de adolescentes demuestra que la idea que tenemos de los adolescentes es sesgada y un tanto injusta. Pensamos que son egoístas, apáticos, maleducados, vagos, despreocupados, materialistas… y, en muchos aspectos, se comportan de esa forma; no obstante, si tienen la oportunidad de demostrarlo, nos hacen cambiar de idea, porque los adolescentes son mucho mejores de lo que ellos creen que son y de lo que creen sus padres y la sociedad en general.

A lo largo de nuestra experiencia nos hemos encontrado con miles de adolescentes estupendos, con sus muchos defectos, que lo son menos que los de las personas adultas, pues en ellos son efímeros, y con muchas virtudes que hemos podido constatar en casos concretos. Algunas de esas virtudes adolescentes son:

El agradecimiento, que lo recibe quien se esfuerza por comprenderlos.
El espíritu crítico, que suele caer mal a los que no admiten correcciones.
La valentía, que a veces es temeridad.
El altruismo, que apenas se percibe desde fuera.
La sinceridad, que puede llegar a ofender.
La imaginación, que los adultos la dejamos hace años pegada en las pancartas.
El inconformismo, que es dar el primer paso.
La amistad, que para ellos está por encima de todas las cosas.
La creatividad, que a menudo resulta incómoda.
La rapidez mental, que nos deja atrás.
La originalidad, que suele ser incomprendida.
La alegría, de la que no nos vendría mal contagiarnos un poco.
El atrevimiento, que nos parece demasiado atrevido.
La curiosidad, que deberíamos recuperar todos.
La ilusión, que el consumismo pretende consumir.
La rebeldía, esa energía que deben encauzar para que no se pierda en la puerta trasera de la adolescencia, a la que nos hemos acostumbrado a mirar casi con exclusividad.
Ese grupo de alumnos de la Profile Junior-Senior High School han decidido hacer el mejor viaje de fin de curso y mostrar a los adultos la puerta delantera de la adolescencia.

Be the first to comment

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.