Diez aspectos destacables del Pontificado de Benedicto XVI

Benedicto-XVI_1Blog del profesor Domenéc Melé.-Cuando el 19 de abril de 2005 se anunció que Josep Ratzinger sería Papa, con sus 78 años y deseando retirarse de su actividad en la Curia Romana, muchos pensaron que sería un pontificado breve y hasta de ‘transición’. No ha sido tan breve –casi ocho años– y ha dejado huella. Una huella en diversas facetas, entre las cuales destacaría las siguientes:
1.Ahínco en señalar la centralidad del encuentro personal con Jesucristo en el mensaje cristiano, la primacía del amor y el valor de la esperanza –grande y fiable– , frente a visiones que reducen las enseñanzas de la Iglesia a normas morales prohibitivas. En esta línea son destacables sus encíclicas Deus caritas est y Spe salvi.
2.Vigorización de la evangelización, convocando un sínodo para la transmisión de la fe, creando un nuevo Dicasterio para la nueva evangelización, impulsando la acción evangelizadora de los cristianos, también a través de redes sociales. Él mismo ha sido un gran evangelizador con explicaciones doctrinales relevantes, como lo muestra su trilogía sobre la vida de Jesús, sus audiencias generales y las homilías, claras y profundas. Una evangelización que incluye también la búsqueda de puntos comunes con no creyentes –el atrio de los gentiles– así como la exhortación a utilizar el arte y la belleza como vías de acceso a la religión.
3.Fomento del amor a la liturgia y el redescubrimiento de su carácter sagrado, y en particular el amor a la eucaristía, sacramento del amor, y su desvelo para un mejor conocimiento y difusión de la Palabra de Dios.
4.Preocupación por los jóvenes, expresado en tres memorables Jornadas Mundiales de la Juventud (Munich, Sidney y Madrid). Con sus palabras y, sobre todo, con su vida entregada ha promovido numerosas vocaciones al sacerdocio, a la vida consagrada o a una entrega apostólica plena en muchos jóvenes de todo el mundo.
5.Impulso al dialogo interreligioso, en particular con los judíos y musulmanes, y también el ecumenismo, con diversas iniciativas para lograr la comprensión, buena relación y acercamiento entre cristianos.
6.Trabajo a favor de armonizar la relación entre fe y razón, reconociendo todas las aportaciones de la ciencia, pero subrayando también sus limitaciones y la necesidad de una racionalidad más amplia que la utilizada por la ciencia, que permita comprender mejor las religiones y las culturas y, con ello, el diálogo entre civilizaciones.
7.Actualización de las enseñanzas sociales de la Iglesia, con una memorable encíclica social –la Caritas in veritate– dónde señalaba la centralidad de la caridad en la verdad, lo que exige justicia y respeto por la libertad responsable.
8.Denuncia de la dictadura del relativismo y lucha a favor de la ética en la vida pública, proponiendo la vigencia de una ética común anclada en la naturaleza humana y rechazando al ausencia de Dios en la vida social. En lugar del “como si Dios no existiera” vigente en la Modernidad, Benedicto XVI sugiere organizar la vida social “como si Dios existiera”.
9.Determinación y firmeza en el gobierno de la Iglesia, actuando con coraje y de modo eficaz ante situaciones irregulares o abusivas, como el caso de los clérigos pederastras y las filtraciones del caso ‘Vatileaks’. También dotando de mayor transparencia a las finanzas vaticanas.
10.Renuncia al Papado –hecho insólito en los últimos seis siglos­–, que supone un acto de humildad, coraje, realismo y responsabilidad acorde con la actual ministerio del sucesor de san Pedro. También un precedente para que sus sucesores no duden en hacer lo mismo cuando el cuerpo o el espíritu no permitan seguir rigiendo la barca de la Iglesia.

Gratitud a Benedicto XVI por estos años de liderazgo, buen ejemplo y trabajo intenso

Be the first to comment

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.