Del bosón de Higgs y otras cosas

Querría hacer unas breves, sencillas y sensatas reflexiones acerca del hallazgo de la llamada “Partícula de Dios” una vez que he podido reprimir las carcajadas que me han causado los titulares con los que la prensa (de papel y digital) despacha el anuncio del CERN, casi se me prolapsa la incipiente hernia umbilical que padezco, ¡palabra!.

Los titulares no son para menos:

“Dios es una partícula”, titulaba pulico.es y añadía «La partícula de Higgs da sentido a nuestra existencia». Pues ¡hombre!, me alegro mucho de que esta gente encuentre sentido a su existencia gracias a este hallazgo, a mi personalmente el “Modelo Estándar”, “Las leyes de Newton”, “Los principios de la Termodinámica” , “La teoría de la Relatividad” y la “Física Cuántica” me ayudan a entender la naturaleza, a conocer mejor el universo en el que vivimos, pero no logran explicar por qué existe algo en vez de nada ni dan sentido a mi vida (puede que yo sea un “bicho” raro, no se). Lo de “Dios es una partícula” es ya para troncharse, he visto muchos titulares absurdos y erróneos acerca de temas científicos, pero como este ninguno. La cosa, no obstante, tiene su gracejo porque si “Dios es una partícula” y “la partícula (de Higgs) da sentido a nuestra existencia” resulta que Dios da sentido a la existencia ¡bravo por los chicos de Público!.

“El CERN halla la ´partícula de Dios´ que explica por qué existe la materia” anuncia elmundo.es y aclara: “Los obispos dan la bienvenida a la ´partícula de Dios´, que ´no derrumbará la teología´”. ¡Menos mal!, ya puedo dormir tranquilo, con lo mal que lo he pasado esta noche pensando ¡Dios mío…. como descubran el Boson de Higgs ¡se acabaron la teología y la metafísica para siempre!. Parece ser que un periodista ha llegado a preguntar a Monseñor Martínez Camino por este descubrimiento durante la presentación del documento “La verdad del amor humano”, ya puestos podía haberle preguntado su opinión sobre el desarrollo de técnicas para la obtención de grafeno o si la teología está a favor del empleo de abonos químicos en el cultivo del guisante. ¡Qué manía de mezclar churras con merinas!.

Al leer los distintos titulares se descubren fácilmente los demonios familiares que alientan cada publicación, por cierto me ha sorprendido gratamente lo bien tratada que está la noticia en elpais.com, sin intentar atizar golpes a los creyentes y manteniendo un mas que aceptable rigor científico dentro del tono divulgativo acorde a este tipo de publicaciones.

Sirvan estas breves notas para que los no entendidos en física puedan hacerse una idea y opinar cuando el frutero, el jefe de la oficina, Manolo el del bar o su vecino le digan socarronamente: “¿vas a seguir yendo a Misa ahora que han descubierto el bosón de Higgs? ”, “¿te has enterado que la religión ya no tiene sentido porque han encontrado la partícula que lo explica todo? ”

– Que es un bosón

Toda la materia que podemos observar está formada por átomos y estos a su vez por otras partículas más pequeñas llamadas protones, neutrones y electrones. Los protones y neutrones constituyen la mayor parte de la masa del átomo encontrándose unidos en un pequeño núcleo atómico (muy pequeño en comparación con el volumen total del átomo) que posee tantas cargas eléctricas positivas como protones. Entorno a ese núcleo, formando orbitales atómicos, se situarían los electrones (tantos como protones en átomos eléctricamente neutros), de masa muy inferior a protones y neutrones y con carga eléctrica negativa.
Los físicos se preguntaron si los electrones, protones y electrones no estarían formados a su vez por otros entes dando como resultado el postulado y descubrimiento de nuevas partículas aun más pequeñas llamadas quarks.
A principios de la década de los 70 se desarrolló una teoría (existen otras) que explicaba las interacciones entre partículas, dicha teoría se conoce como el “modelo estándar” que es una teoría cuántica de campos consistente con la mecánica cuántica y la teoría de la Relatividad especial.
Clásicamente cuando dos partículas cargadas interaccionan eléctricamente, por ejemplo, las teorías de campo explicaban dicho fenómeno atribuyendo al espacio (campo) que rodea dichas partículas una propiedad especial que causaría dicha interacción, en este caso el “Campo Eléctrico”, es decir cada partícula cargada generaría un campo eléctrico que causaría la atracción o la repulsión de dichas cargas. A raíz del desarrollo de la mecánica cuántica estas interacciones son explicadas por la teoría cuántica de campos no ya por propiedades del espacio (campos) sino por otras partículas fundamentales, aun más pequeñas que las anteriores, que intercambian las partículas que sufren algún tipo de interacción. En el caso de la interacción electromagnética la partícula intercambiada sería el fotón (es decir cuando dos cargas se atraen electrostáticamente lo hacen porque intercambian fotones).
Todo esto dio lugar al postulado y descubrimiento de un nuevo tipo de partículas: los bosones, que serian los responsables de transmitir dichas interacciones entre quarks. (Aviso a navegantes .- Se que estoy simplificando mucho y algún físico no resistirá hacerme alguna corrección, bienvenida sea)
Resumiendo: la materia esta formada por átomos, los átomos están formados por protones, neutrones y electrones. Los protones están formados por quarks (el protón en concreto por dos quarks “arriba” y un quark “abajo”) y los quarks interaccionan entre si intercambiando otras partículas más pequeñas como los bosones (en el caso del protón los dos quarks “arriba” y el quark “abajo” interaccionarían, se mantienen unidos, gracias a un boson llamado Gluón).

– Que es el bosón de Higgs

El “modelo estándar” predice (o necesita de) una partícula (del tipo bosón) que sea la responsable de generar el mecanismo que hace posible que otras partículas tengan masa. Esta partícula fue propuesta teóricamente por Peter Higgs, que cuenta en la actualidad con 83 años de edad, y por otros científicos.

– ¿Por qué es llamada “la partícula de Dios”?

“La partícula de Dios” es un “mote” propuesto por Leon Lederman (nobel de Física en 1988), según cuentan el primer mote sugerido fue algo así como “la partícula puñetera” haciendo referencia a lo difícil que resultaría poner de manifiesto su existencia, pero atendiendo a su importancía dentro del «modelo estándar», creyo mejor denominarla «partícula divina» o «la partícula de Dios». (Entre puñetera y divina cabría llamarla “esquiva”, digo yo).

– Que ha ocurrido en el CERN

Empleando gigantescos imanes dispuestos a lo largo de un anillo de kilómetros de diámetro se aceleran dos haces de protones en sentidos opuestos que se hacen colisionar a gigantescas energías para generar quarks y bosones. Parece ser que el boson de Higgs ha sido puesto de manifiesto en estos experimentos.

– Que tiene de importante poner de manifiesto existencia del bosón de Higgs

Aunque ya existía una teoría alternativa que explicaba las cosas en caso de no ser encontrado el boson de Higgs su descubrimiento es un espaldarazo a la teoría del “modelo estándar”, es más un “¡bien chicos, vamos por el camino correcto, sigamos investigando!” que un “¡chicos ya hemos explicado todo!”

– Que relación tiene con la existencia de Dios

Pues directamente poca (tal y como plantean algunos exageradamente), la física nos habla de cómo funciona el universo no de porque existe, son ganas de mezclar cosas y de confundir al personal. Cosa distinta es que al estudiar y contemplar las cosas (efecto) ciertamente podemos demostrar la existencia de Dios (causa) por la luz de la razón siendo la física y las demás ciencias naturales un elemento más a tener en cuenta, pero no el único.

El objeto de estudio impone el método de estudio: si quiero estudiar una molécula recurriré a métodos físico-químicos, sería absurdo estudiar la molécula del benceno empleando la psicología, tan absurdo como tratar de demostrar la existencia del amor entre padres e hijos empelando las leyes del electromagnetismo, tan estúpido como hacer depender, solamente, de la física de partículas la existencia de Dios.

Cabe señalar que los actuales conocimientos científicos en infinidad de áreas (biología, genética, evolución, cosmología, cuántica…) hacen más que razonable el creer en un Ser Creador origen y causa primera de todas las cosas. La razón no se opone a la fe ni la fe a la razón y que no hay conflicto entre las ciencias naturales y la religión católica (ya que ambas tienen por objeto la Verdad a distintos niveles, pero la verdad es única). Si bien, como dije anteriormente, la existencia de Dios no es demostrable de forma inmediata por métodos físico-químicos estos, con nuestros actuales conocimientos, aportan fuertes evidencias que ayudan a la razón a conocer la existencia de Dios.
Ya lo decía Pasteur: “Poca ciencia aleja de Dios y mucha ciencia acerca” y los enemigos de la religión saben utilizar muy bien la poca-ciencia para defender el ateismo, que en si mismo es uno de los mayores actos de fe (en la nada) que puede realizar un ser humano.

Germán Menéndez F.