Audiencia de «Uno de Nosotros» en el Parlamento europeo: un debate histórico sobre la protección de la vida humana

El pasado jueves tuvo lugar -tal y como habíamos adelantado en esta misma página- el hearing o audiencia pública de la Iniciativa Ciudadana Europea “One of Us” (“Uno de Nosotros”) que ha recabado dos millones de firmas de ciudadanos europeos (1.700.000 oficialmente registradas) para solicitar a la Unión Europea la prohibición de la financiación, con fondos europeos para ayuda al desarrollo, de programas y actividades que supongan la destrucción de embriones europeos. Como es sabido, se trata de la Iniciativa Ciudadana Europea que mayor apoyo popular ha recibido desde que se puso en marcha este mecanismo de participación democrática.image

Jaime Mayor Oreja, uno de los promotores de “One of Us”, ha afirmado a propósito de lo ocurrido en Bruselas en la mañana del jueves que “por primera vez con un cierto equilibrio se ha producido un debate intenso y apasionado respecto a la defensa de la vida en el Parlamento Europeo”.
Dada la trascendencia de este debate, brindamos a continuación, traducida al español, la completa y clarificadora crónica publicada por nuestros amigos del European Dignity Watch sobre el mencionado hearing de la Iniciativa Ciudadana Europea “One of Us”. Facilitamos asimismo el texto completo de la intervención de Grégor Puppinck en representación del Comité de Ciudadanos de la Iniciativa y el vídeo de la audiencia.

UN HEARING HISTÓRICO EN EL PARLAMENTO EUROPEO

(EDW, 10 de abril de 2014)

Fue como un verdadero thriller. Pero el resultado no ha podido ser mejor para quienes han propuesto la mayor Iniciativa Ciudadana de la Unión Europe, “One of Us”. Nunca antes el Parlamento europeo en toda su historia ha asistido a un debate tan sincero, honesto y de tan alto nivel sobre las inconsistencias de la protección por la UE de la protección igualitaria de toda vida humana desde el momento de la concepción.

¿Qué pasó tras los telones?

Dos días antes del hearing, el Comité de Ciudadanos recibió una carta con un borrador de agenda, cambiada sin el consentimiento del Comité. En la nueva versión, el Parlamento trataba de dar el mínimo tiempo posible de intervención a los representantes de “One of Us” llenando los tiempos con declaraciones de los eurodiputados. Dadas las controversias que “One of Us” había provocado en los dos últimos años en algunos círculos, determinados eurodiputados estaban tratando de que “One of Us” se leyera en lugar de ser escuchada, como corresponde a este tipo de audiencia pública.

Era particularmente chocante que la primera ronda de declaraciones daba espacio para las declaraciones de cuatro parlamentarios y dos miembros de las Comisiones incluso antes de dejar que el Comité de Ciudadanos presentase la iniciativa y sus objetivos.

Por si eso no fuese suficiente, un eurodiputado que publicamente había manifestado en los días anteriores que su propósito al participar en el hearing era demoler “One of Us” tratando de despreciar la iniciativa con un discurso de odio al calificarla como propia de “un grupo de extremistas religiosos“, era agraciado en la nueva agenda con tres turnos de intervención.

Una carta de protesta con un requerimiento urgente para que se cambiase la agenda del hearing fue enviada a primera hora de la mañana del mismo jueves al Presidente Martin Schulz y a los cuatro Presidentes de las Comisiones citados para dar su opinión en la audiencia.

Por la mañana a las 8.50 horas, mientras la sala con capacidad para 400 personas se llenaba con quienes esperaban ansiosamente el hearing, Grégor Puppinck, representante del Comité de Ciudadanos de “One of Us, amenazó con suspender la audiencia si el Parlamento no retiraba su agenda por la que se daría lugar a una simulación de audiencia, diseñada para limitar la libertad de expresión de lo que pretende “One of Us”.

Finalmente, a las 09.15, el hearing dio comienzo con 15 minutos de retraso y con una agenda modificada para cumplir con los requerimientos presentados por “One of Us”.

A partir de ese momento, se pudo asistir a un debate de alta sofisticación, el mejor que jamás se ha sostenido en el Parlamento sobre la prohibición de financiación por la UE en cualquier actividad que implique o suponga la destrucción de embriones humanos.

Grégor Puppinck, hablando en nombre de “One of Us”, abrió la reunión diciendo: “Nuestro requerimiento es simple, preciso y acorde con la legislación de la UE. Pedimos la incorporación de una claúsula ética en la regulación de la financiación de la UE que excluya explícitamente cualquier destrucción de embriones humanos”.

Su declaración introductoria no dejó ningún espacio para equívocos sobre las metas y objetivos de la Iniciativa Ciudadana “One of Us”. La Iniciativa convoca a una acción legislativa por parte de la Comisión Europea, por lo que el hearing no fue el final de una Iniciativa Ciudadana, sino el principio de este tipo de procedimiento legislativo. Un camino que “One of Us” está determinado a recorrer hasta completarlo.

Dos presentaciones temáticas siguieron a continuación: una, sobre investigación con embriones, desarrollada por el Profesor Filippo Vari, quien llamó a la coherencia de la legislación con la sentencia del caso Brüstle del Trribual Europeo de Justicia en la que se aclara que el embrión humano es titular de la protección legal desde la concepción en adelante. La segunda presentación fue desarrollada por Sophia Kuby, Directora del European Dignity Watch,y versó sobre la ayuda de la UE al desarrollo y el aborto. En su presentación expuso la financiación por la UE del aborto en todo el mundo y llamó a la Comisión Europea a procurar un estándar ético y la coherencia de su ayuda al desarrollo y sus políticas de salud pública.

Numerosas declaraciones de europarlamentarios apoyaron con firmeza esta llamada a iniciar un proceso legislativo para la prohibición la financiación por la UE de actividades por las que se destruyen embriones.

Mientras los defensores de “One of Us” y los eurodiputados que hablaron en favor de la iniciativa brindaron un razonamiento jurídico fundado, hechos sólidos y la evidencia científica para apoyar sus demandas, la mayoría de los eurodiputados que hablaron en contra de la iniciativa procuraron superarse unos a otros con críticas infundadas, tergiversaciones deliberadas de los objetivos de la iniciativa como que va en contra de las mujeres, en contra de la ayuda al desarrollo y otras alegaciones que podrían haberse evitado fácilmente si estos eurodiputados hubieran hecho el esfuerzo de leer el texto de las propuestas de “One of Us”.

La declaración formulada por la Federación Humanista Europea da una idea de los argumentos utilizados para contrarrestar la iniciativa.

Puppinck concluyó la reunión diciendo que rechazar “One of Us” -una iniciativa que ha cumplido con todos los criterios exigidos por la Comisión Europea- sería el equivalente a un abuso de poder. La Comisión ya ha verificado y confirmado que la propuesta legislativa de “One of Us” es competencia de la UE, respeta la legislación europea y los derechos fundamentales. Por otra parte, la legitimidad política de la iniciativa ha sido demostrada por la recolección de casi el doble del número de firmas requerido (1,7 millones registrados, más de 2 millones recibidos).

Puppinck insistió en que no le corresponde a la Comisión Europea juzgar si la iniciativa es políticamente oportuna. Más bien, a fin de respetar el mecanismo de democracia participativa establecida por el Tratado de Lisboa, la Comisión Europea tiene la obligación de responder a la petición mediante la introducción de un proceso legislativo en toda regla de acuerdo a las demandas de “One of Us”.

http://www.europeandignitywatch.org/es/el-dia-dia/detail/article/historic-hearing-at-european-parliament.html

Descargar el texto completo de la intervención de Grégor Puppinck en el hearing de “One of Us” en el Parlamento Europeo (en inglés), pinchando aquí.

Be the first to comment

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.