Brasil y otros países pro-vida frustran la administración Biden sobre el aborto en la ONU

Por Stefano Gennarini, J.D. | 26 de marzo de 2021 

NUEVA YORK, 26 de marzo (C-Fam) Los grupos abortistas no lograron avances en la sede de la ONU en la primera conferencia de las Naciones Unidas sobre la mujer desde que Joe Biden fue juramentado como presidente de Estados Unidos.

Los países que se alinearon con la diplomacia pro-vida de Estados Unidos hace sólo unas semanas, cuando Donald Trump estaba en la Casa Blanca, bloquearon los esfuerzos de la administración Biden y la Unión Europea para incluir términos controvertidos relacionados con el aborto y un lenguaje explícitamente proabortista en el acuerdo anual de la Comisión de la ONU sobre el Estatus de la Mujer.

El acuerdo final de la comisión, conocido como «conclusiones acordadas», sólo conservaba un párrafo único sobre «salud sexual y reproductiva y derechos reproductivos» y otro sobre educación sobre «salud sexual y reproductiva», el mismo que el último acuerdo de la comisión.

«El retroceso contra los derechos de las mujeres continúa», dijo un diplomático alemán en nombre de la Unión Europea durante la adopción del acuerdo. Aludía al hecho de que a pesar de que la administración Trump ya no estaba en el poder, todavía había oposición al aborto a nivel internacional.

«El retroceso puede detenernos, pero no impedirá el impulso abrumador del Programa de Acción de Pekín desde nuestra igualdad generacional», prometió el alemán, al referirse al Foro de Igualdad generacional para promover el aborto y los derechos LGBT que tendrá lugar la próxima semana.

«Esta comisión debe hacer algo mejor que pisar el agua», dijo courtney Nemeroff, representante interina de Estados Unidos ante el Consejo de Asuntos Económicos y Sociales, lamentando la falta de progresos en las conclusiones acordadas.

Nemeroff se quejó de la falta de respeto durante el proceso de negociación culpando a los países por descarrilar la negociación multilateral. Los países conservadores se negaron a permitir que Estados Unidos y la UE impulsaran un polémico lenguaje de derechos sexuales que sería utilizado por las agencias de la ONU para promover el aborto, los derechos LGBT y la autonomía sexual de los niños.

Durante la administración Trump Brasil tomó un asiento trasero a los esfuerzos diplomáticos pro-vida de Estados Unidos, pero durante la Comisión sobre el Estatus de la Mujer, Brasil insistió en que cualquier referencia a la «salud reproductiva» o «derechos reproductivos» debe ser calificada para excluir los derechos al aborto.

En su declaración tras la adopción, el Embajador de Brasil ante las Naciones Unidas dijo que Brasil no apoyaba la promoción del «aborto como método de planificación familiar». Varios países pro-vida también hicieron declaraciones aclarando sus posiciones nacionales sobre el aborto.

A pocas semanas de su presidencia, Biden adoptó una orden ejecutiva que ordenaba a los diplomáticos estadounidenses promover el aborto en las Naciones Unidas. La orden compromete al gobierno estadounidense a promover la «salud y los derechos sexuales y reproductivos», una frase acuñada por el lobby mundial del aborto para sortear la política establecida de la ONU contra el derecho internacional al aborto.

Diplomáticos estadounidenses promovieron agresivamente la nueva frase en las negociaciones de la comisión en las últimas semanas, pero no tuvieron éxito, en gran parte debido a los países que trabajaron con la administración Trump para desarrollar una estrategia para bloquear un derecho internacional al aborto.

Desde que el gobierno de Biden asumió el gobierno de Estados Unidos, también ha acogido con beneplácito los llamamientos para que el gobierno estadounidense revoque o reinterprete la enmienda Helms. La enmienda Helms es la restricción más significativa a favor de la vida en la asistencia extranjera estadounidense. Evita que los dólares de los contribuyentes estadounidenses sean utilizados para financiar el aborto en el extranjero.

Las conclusiones acordadas tampoco mencionaban explícitamente las cuestiones LGBT, a pesar de que incluía un lenguaje sobre «múltiples e intersectoriales formas de discriminación», que es interpretado por las agencias de las Naciones Unidas como un mandato para la programación específica lgbt.

Los allegados a las negociaciones dijeron al fax del viernes que en un momento dado un diplomático de la Unión Europea, cada vez más frustrado con la oposición a las cuestiones LGBT y el aborto, dirigió un ataque no tan velado contra un diplomático de la Santa Sede, diciendo a todas las delegaciones que la Unión Europea no tuvo en cuenta «las opiniones de los Estados observadores».

A principios de la semana pasada, justo cuando la comisión inició la oficina doctrinal de la Santa Sede emitió un comunicado negando la bendición de la Iglesia a las relaciones homosexuales. La Santa Sede es observadora en las Naciones Unidas. Si bien puede ofrecer sus puntos de vista, no tiene un voto en los procedimientos de las Naciones Unidas, aunque sus opiniones tienen la fuerza de la persuasión moral.