Activistas pro-aborto/»expertos independientes de la ONU»

A primera vista, uno puede estar muy impresionado por un escrito de terceros presentado por ocho expertos de las Naciones Unidas a la Corte Suprema de los Estados Unidos en el caso Dobbs (cf. Estados Unidos: «La cancelación de ‘Roe’ devolverá la política de aborto a la gente»). Estos expertos, también conocidos como Relatores Especiales y titulares de mandatos de la ONU, utilizan su autoridad para tratar de convencer a la Corte Suprema de la existencia de un «derecho al aborto» basado en los derechos humanos. Tal memoria puede parecer impresionante, pero solo para aquellos que no están familiarizados con el derecho internacional o el hecho de que algunos expertos de la ONU son de hecho activistas radicales, pagados opacamente por fundaciones de izquierda, como veremos.

Fuente:

En aras de la justicia, es necesario «desenmascarar» a los principales autores de estas memorias, que se esconden detrás del prestigio de sus mandatos y exponer la debilidad de su argumento.

¿Quiénes son estos «expertos de la ONU»?

Los firmantes del escrito son ocho de los 90 actuales titulares de mandatos de los «procedimientos especiales» establecidos por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Su función es examinar, supervisar, asesorar e informar sobre el respeto de los derechos humanos. Se supone que cada uno de ellos es el experto internacional en un tema específico. A fin de establecer su credibilidad, los expertos presentan en la introducción de su informe los criterios para la selección de expertos, así como sus deberes en el desempeño de sus funciones, según lo definido por las Naciones Unidas:

«Comotitulares de mandatos, los amici son expertos independientes en derechos humanos seleccionados por su «a) experiencia; b) experiencia en la esfera del mandato; c) independencia; d) imparcialidad; e) integridad personal; y f) objetividad». Los relatores especiales «se comprometen a demostrar independencia, eficiencia, competencia e integridad a través de la probidad, la imparcialidad, la honestidad y la buena fe» y «no recibirán remuneración financiera».

Tales altos estándares parecen convincentes; pero es necesario confrontarlos con la realidad de los dos principales firmantes de la disertación: el Dr. Tlaleng Mofokeng y la Sra. Melissa Upreti.

El principal amicus es el Dr. Tlaleng Mofokeng, Relator Especial de la ONU sobre el derecho a la salud desde 2020. Como doctora, ella misma mató a bebés abortando durante años, lo que ella describe como«un acto radical de amor propio». Mofokeng forma parte de las juntas directivas de al menos ocho organizaciones que promueven el aborto en África; fue financiado por la Open Society del multimillonario de izquierda radical George Soros, otorgado por la Fundación Gates y felicitado por la Federación Internacional de Planificación de la Familia. Es, o ha sido en los últimos años, entre otros, codirectora de Global Doctors for Choice en Sudáfrica, miembro de la junta del Fondo de Acción para el Aborto Seguro,fundadora y directora de Nalane for Reproductive Justice,vicepresidenta de la Coalición de Justicia Sexual y Reproductiva de Sudáfrica (SRJCZA), etc. En 2016, fue galardonada como «Joven Campeona de Planificación Familiar».

La segunda firmante más importante de las memorias es otra activista radical a favor del aborto: Melissa Upreti. Actualmente es Presidenta del Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre la Discriminación contra las Mujeres y las Niñas. Anteriormente trabajó para el Centro de Derechos Reproductivos en Nueva York, el principal grupo de defensa legal a favor del aborto en el mundo. En 2017, fue nombrada miembro de este grupo de trabajo de la ONU y, casi simultáneamente, fue reclutada por el Centro para el Liderazgo Global de las Mujeres (CWGL),una organización que promueve activamente el aborto. Como Directora Senior a Cargo de la Promoción Global, la posición de Upreti en el CWGL tiene como objetivo influir en la ONU, incluido su grupo de trabajo, y ha sido muy efectiva en este sentido. El CWGL se ha convertido en un «centro» para el cabildeo y la influencia a favor del aborto dentro de la ONU, incluso con el Grupo de Trabajo sobre la Discriminación contra las Mujeres y las Niñas y otros titulares de mandatos. Por ejemplo, Open Society Foundations de George Soros donó $ 100,000 al CWGL en 2017 con el objetivo explícito de «influir» en un relator especial de la ONU. Por lo tanto, Upreti es ante todo una cabildero del aborto pagada por una organización que influye en los relatores especiales de la ONU, y se atreve a afirmar ante la Corte Suprema de los Estados Unidos que es independiente e imparcial en el mismo tema del aborto.

Leer articulo completo:

https://www.genethique.org/des-activistes-pro-avortement-experts-independants-de-lonu-interviennent-a-la-cour-supreme-des-etats-unis/?utm_source=mailpoet&utm_medium=email&utm_campaign=modele-lettre_80