Sobre la esperanza II

16 julio, 2019

BY ANTONIO ARGANDOÑA Posted on julio 16, 2019

Continúa mis disquisiciones sobre la virtud de la esperanza, que empecé en una entrada anterior con este mismo título, de la mano de las ideas del profesor Leonardo Polo, de la Universidad de Navarra, ya fallecido. Polo dice que la esperanza tiene tres dimensiones.

La primera es el optimismo. «El pesimismo, dice Polo, encierra y paraliza. En cambio, el hombre esperanzado camina hacia lo mejor, sale del ensimismamiento y se pone en tarea». Un optimismo sin esperanza es trivial: es el optimismo del que está satisfecho con lo que ha hecho, que no mira al futuro. El optimismo de la esperanza está insatisfecho. Polo recuerda el dicho anglosajón, de que el optimista es el que dice que estamos en el mejor de los mundos posibles, y el pesimista es el que cree que esto es verdad. En el mejor de los mundo posibles no hay esperanza; el que afirma que estamos en un mundo mejorable vive en la esperanza.

De modo que el segundo componente de la esperanza es el futuro. Si no hay futuro, no hay tarea, no hay esperanza. O mejor, dice Polo, podemos crearnos una esperanza falsa, la de una mundo futuro utópico, que alguien nos dará, pero que no depende de nosotros. Y esto no vale ni siquiera para los que creemos que esta vida no se acaba, sino que continúa en el cielo, porque ese cielo nos lo hemos de ganar nosotros aquí.

Por tanto, la tercera dimensión de la esperanza, según Polo, es la tarea, algo que me compromete, que tomo como un deber: tengo que mejorar. A diferencia de la utopía, la esperanza me ofrece un futuro pero me lo he de construir yo. Claro que no estamos hablando de unos resultados externos (crecimiento, beneficios, ingresos, nivel de vida…), que pueden no darse, sino de mi mejora personal, que esa sí que depende de mí, aunque mi vida parezca un fracaso a los que la miran desde fuera.

La esperanza es una virtud para vivir en la empresa -y aquí es donde yo quería llegar con mis consideraciones anteriores, siguiendo a Polo. Porque empresa es futuro, tarea y optimismo. Es buscar los recursos para conseguir algo. Algo que puede no darse: la empresa -la esperanza- tiene riesgo. Riesgo significa novedad, porque damos sin saber qué resultará de lo que damos.

«El futuro, dice Polo, es mejor que el presente, en tanto que depende de mí», pero «es solo posible, no es seguro: los recursos de que dispongo hoy no son suficientes», de modo que los he de conseguir: ahí está la tarea. Para conseguir algo, que puede no llegar: ahí esté el riesgo. Y el riesgo lo corro yo, porque doy, me doy, para ser mejor: ahí está la esperanza. Pero conseguir los recursos es tarea de muchos: yo no puedo hacerlo solo. Hay que buscar colaboración: eso es la empresa. «El único proyecto atractivo es el que convoca», dice Polo.

Entradas Relacionadas:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Qué es el amor humano?

Matrimonio natural. Profesor Andrés Ollero

Varón y mujer los creó” – Documento sobre la cuestión de género en educación

Contador

  • 166208Total de lecturas:
  • 0Visitantes conectados: