Peces de colores

8 abril, 2019

los peces han sido desde mucho antes que Freud símbolos muy potentes, que ya utilizaron los primeros cristianos, los peces de colores aluden al mismo tiempo a la abundancia y al sueño. Por eso conviene despertar, sobre todo ante unas elecciones.

La abundancia de citas electorales, por ejemplo, es engañosa, porque lo que cuenta no es elegir al poderoso sino que el poderoso nos deje elegir a los demás. También es engañoso creer que la economía va bien gracias a Pedro Sánchez, o que el Gobierno ideal es el de los mejores, como dijo platónicamente Albert Rivera. Si alguien cree eso, igual cree que tener horarios es más laborioso que no tenerlos, como les pasa, nos pasa, a los autónomos.

Observemos también que todos los partidos engañan. Lo hace Podemos, cuando Pablo Iglesias sostiene que está en contra del poder, y lo hace el PP, cuando su tocayo Pablo Casado sugiere que hay que bajar los impuestos para salvar el Estado de bienestar —¿y si su salvación exige subirlos?

Es difícil que nos salvemos de los políticos, sobre todo si demandamos su intervención, con las falacias habituales, como la de la desigualad, que fue objeto del Econhumor.  Es más que difícil que nos salvemos de los impuestos, que fueron el tema de la canción económica de la semana: Baa Baa Black Sheep.

A los impuestos se aferra la izquierda con sus fantasmas y consignas, como la necesaria corrección de la malvada globalización. Y, naturalmente, una vez que se comprueban los desastrosos efectos de sus políticas, la izquierda no pide perdón: al contrario, siempre está exigiendo que lo pidamos los demás. Parece que no nos salvaremos a ojos de los progresistas si defendemos la religión, el capitalismo y el matrimonio.

En fin, esta semana en “El Despertar Liberal” de Más de Uno en Onda Cero recordé una frase del notable y muy poco apreciado presidente americano Calvin Coolidge sobre los impuestos. Y me pasaron este brillante video de Marcos Mundstock, la voz de Les Luthiers, sobre nuestro idioma.

Y la mejor viñeta de la semana a mi juicio fue esta de Puebla en ABC, porque es una perfecta ilustración sobre un engaño fundamental del gasto público: su supuesta generosa gratuidad.

Los economistas rara vez acertamos con nuestras predicciones, pero a veces sí. Por ejemplo, yo acerté con el futuro de Daniel Lacalle.

Blog de Carlos Rodriguez Braun

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Qué es el amor humano?

Matrimonio natural. Profesor Andrés Ollero

Varón y mujer los creó” – Documento sobre la cuestión de género en educación

Contador

  • 166295Total de lecturas:
  • 0Visitantes conectados: