Consejos para ser un buen directivo

31 diciembre, 2018

no puedo dar consejos para ser un buen directivo, pero me gusta leer a los que los dan, si tienen experiencia y saben acertar. Este es el caso de Dennis Heijn, un directivo holandés del que habla un artículo publicado en IESE Insight en su número del cuarto trimestre de 2017 (aquí). El título del artículo es “El mono sin miedo”, y empieza contando un proverbio holandés: “lo que es perseverancia en un rey se ve como terquedad en un mono”. Y su moraleja: “si eres osado porque quieres ser un rey, también has de aceptar el riesgo de que te vean como un mono“.

Heijn tiene una visión optimista y muy positiva de la dirección de empresas. Sus consejos siempre acaban del mismo modo: piensa sobre esto, dale vueltas, mira lo que puedes aprender… no lo tomes como algo definitivo, porque eres tú el que ha de hacerlo. “De lo que se trata es de dar el paso, vía ensayo y error, y de atreverse a ser un mono y un rey”. Veamos alguno de sus consejos, que valen para otros muchos ámbitos de la vida.

  • Cualesquiera que sean  las dificultades o los reveses, es inútil culpar a los demás. Lo constructivo es centrarnos en lo que podemos cambiar para mejorar la situación y avanzar.
  • Una variante de lo anterior: si tienes un fracaso, no pienses que alguien te quiere dar una lección, porque esto significa que lo importante son las fuerzas ajenas. Piensa más bien qué deberías haber hecho tú: piensa en términos de tu responsabilidad personal.
  • Gestiona la tensión entre adaptarse a lo que los demás esperan de ti y ser tú mismo. Por ejemplo, piensa si las imágenes que das de ti mismo en dos entornos distintos son muy distintas.
  • Aceptemos que el mundo puede ser distinto de lo que nosotros vemos. Esto se consigue escuchando a los demás y aceptando que nosotros no tenemos toda la información ni todo el conocimiento necesario.
  • “No puedes resolver o mejorar nada si no eres consciente de que tienes un problema. No hay nada más peligroso que tener demasiada confianza en uno mismo y pensar que lo sabes todo”.
  • “Todo el mundo sabe la vida no es una línea recta. Entonces, ¿por qué siempre nos dejamos engañar por los planes perfectos, con líneas rectas que apuntan hacia arriba?
  • Céntrate en aquellas cosas en las que puedes influir. Heijn cuenta la historia del niño que, en la playa, recoge estrellas de mar arrojadas a la arena para devolverlas al agua. Alguien le dice que es una pérdida de tiempo, porque no podrá salvarlas a todas, pero el niño responde que, por lo menos, lo que está haciendo es lo más útil para esas estrellas que él devuelve al agua.

Blog Antonio Argandoña, profesor emérito del IESE.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Qué es el amor humano?

Matrimonio natural. Profesor Andrés Ollero

¿Qué son los vientres de alquiler?

Contador

  • 164121Total de lecturas:
  • 0Visitantes conectados: