¿Quién aupó a Sánchez?

7 junio, 2018

Aún habrá ingenuos, incluido Pablo Iglesias, que pensarán que a Pedro Sánchez lo invistieron los 180 diputados del Congreso el 1 de junio. Eso solo fue el final de un proceso preparado cuidadosamente por quienes mandan de verdad. Hace un año y pico estas fuerzas vieron en Pedro Sánchez su baza; lo decidieron después de su recuperación en unas primarias en las que todos le daban por perdedor. Eso hizo que los que deciden el futuro lo consideraran como posible presidente para defender sus intereses y su dibujo social. Muchos años antes lo encontraron en Mariano Rajoy. Rajoy les fue útil como sustituto de José Luis Rodríguez Zapatero, en quien también confiaron para destapar temas como la memoria histórica.
Rajoy debía dar estabilidad económica a los que mandan en la sociedad. Estabilidad que ahora es un hecho, sea Rajoy, o no, el presidente. Rajoy ha cumplido. A estas alturas no parece que haya marcha atrás en la recuperación económica. Las cifras de empleo y paro de este mes de mayo corroboran que la economía española sigue un camino de crecimiento más o menos estable. En opinión de las fuerzas rectoras de la sociedad, Rajoy ha hecho todo el trabajo que ellos esperaban de él: estabilidad económica. Ya no les es útil. El propio Rajoy lo ha visto y se ha ido elegantemente.

Ahora quieren otra clase de político. Ni más valiente, ni más listo; ni menos valiente, ni menos listo; diferente. Alguien para abordar problemas engendrados durante el periodo de Rajoy. En particular en Cataluña. Eso esperan de Pedro Sánchez y, por eso, hace unos meses le hicieron llegar su mensaje: Pedro, serás presidente de Gobierno, a su debido tiempo. De momento le pidieron que adoptase posiciones de Hombre de Estado con su apoyo al artículo 155 aplicado por el Gobierno del PP ante el desafío secesionista. Era un ejercicio necesario para preparar su imagen. Solo había que esperar el momento adecuado: la excusa. El juez Ricardo de la Prada (¿también sigue instrucciones?) se la dio en la sentencia de la Gürtel. Ahora Sánchez nos presenta un Gobierno técnico en economía y español en exteriores. Las finanzas respiran, yo también.
El guion se ha cumplido. Los que dominan nuestra sociedad ven con satisfacción cómo se desarrolla sin que nada, ni nadie, se opongan a sus designios; al permanecer en un discreto plano, se mantienen fuera de la vista. No se puede atacar lo que no se conoce.

A estas alturas del artículo, algún lector puede preguntarme, ¿cuáles son esas fuerzas de las que se habla en este artículo? A lo que se puede responder: ¿pero es que aún no lo sabe? Pues está muy claro… además, si lo desvelase el misterio desaparecería y ese es uno de los encantos de este artículo que “si non e vero e ben trovato”.
J.R.Pin. Profesor del IESE.Publicado en El Economista.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Qué es el amor humano?

Matrimonio natural. Profesor Andrés Ollero

¿Qué son los vientres de alquiler?

Contador

  • 156240Total de lecturas:
  • 0Visitantes conectados: