VIH / El Gobierno recomienda ahora abstinencia: cae el mito del sexo seguro

4 diciembre, 2017

Una obviedad y una sorpresa. La obviedad es que el Gobierno reconoce que la mitad de los contagios se producen en las relaciones homosexuales. La sorpresa es que, por primera vez, después de décadas de irresponsabilidad, las autoridades recomiendan la abstinencia. Señal de que el sexo seguro no era tan seguro.
Actuall.Nicolas de Cárdenas.01-12-2017
Estas son las indicaciones que hacen las autoridades sanitarias.
Los datos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad no dejan lugar a la duda. La mayoría de los contagios del virus de inmunodeficiencia humana (VIH) en España se produjeron entre varones que mantienen prácticas sexuales con otros varones.

Así se desprende del informe de ‘Vigilancia epidemiológica del VIH y SIDA en España 2016’ que cada año se publica en el mes de noviembre, días antes de la celebración el 1 de diciembre del día mundial de la lucha contra el Sida.
Según la información estadística recogida por la Dirección General de Salud Pública, Calidad e Innovación, casi 8 de cada 10 de los 3.356 nuevos diagnósticos de VIH en 2016 fueron de transmisión sexual.

De ellos, el 53,1% se produjo entre varones homosexuales, lo que representa una incidencia “muy superior a la de los otros grupos de población”.

Los contagios de VIH por prácticas sexuales entre hombres y mujeres representaron el 26,5%, mientras que las transmisiones en personas que se inyectaron drogas sólo representan un 3,6% del total.

La prevalencia de los contagios entre varones homosexuales es tal que es “la más frecuente en todos los grupos de edad”, excepto entre los mayores de 50 años
El contagio de hombres es homosexual, pero no entre mujeres

En el desglose de los contagios por sexos, cabe destacar que el 63% de los detectados en varones están vinculados a prácticas homosexuales.

Solo el 16% de los varones que adquirieron el VIH en España en 2016 lo hicieron a través de prácticas heterosexuales.

No ocurre así entre las mujeres. En el año 2016, el 81,6% de ellas fue contaminado con el VIH a través de prácticas heterosexuales.

Entre 2009 y 2016, los casos de contagio detectados entre homosexuales ha crecido un 7,4% del 17,5% de 2009 al 55,9% en 2016, mientras que los valores en heterosexuales y drogadictos tanto hombres como mujeres han descendido.

Que 6 de cada 10 contagios de mujeres corresponda a extranjeras, invita a pensar en una mayor incidencia en poblaciones de riesgo como la de las mujeres prostituidas

El contagio entre gays, es mayoría en europeos, latinos y españoles

Entre los más de 3.000 nuevos casos detectados de infección de VIH a lo largo de 2017, la transmisión homosexual del VIH es la predominante en los casos de hombres procedentes de Europa Occidental (62%), Latinoamérica (61%) y España (58,2%).

Entre los varones subsaharianos, por contra, el 77,4% adquirió la infección por prácticas sexuales con mujeres, frente al 20,9% en los españoles.

En los casos de transmisión heterosexual, el 48% de los detectados había nacido fuera de España, fundamentalmente en el África Subsahariana y Latinoamérica, tal y como indica el infome del Ministerio de Sanidad.

De entre los diagnosticados tras prácticas sexuales entre hombres, el 19% eran originarios de Latinoamérica y el 4,9% de otros países de Europa Occidental.

El documento subraya que “en el caso de las mujeres, el 57,9% de los nuevos diagnósticos habían nacido fuera de España“.

Que 6 de cada 10 contagios de mujeres corresponda a extranjeras, invita a pensar en una mayor incidencia en poblaciones de riesgo como la de las mujeres prostituidas.
El asterisco de la profilaxis

La prevalencia de las prácticas homosexuales en los casos de contagio del VIH cada vez preocupa más a las autoridades sanitarias.

Y aunque por la corrección política no se suela destacar el dato, cada vez más difícil de esconder, algunos hechos van señalando cómo hay un cierto cambio de tendencia.

En primer lugar, los propios autores del informe destacan que “las relaciones sexuales no protegidas entre hombres ocupan el primer lugar en cuanto al mecanismo probable de infección”.

Esta es la razón por la que el grupo social de varones homosexuales “es prioritario para los programas de prevención, especialmente el grupo entre 25 y 34 años donde las tasas son más elevadas”.

En este sentido, es destacable que en los folletos sobre enfermedades de transmisión sexual como la clamidia, la infección gonocócica, la sífilis y el linfogranuloma venéreo, se haya subrayado la importancia de la profilaxis de forma diferente a años anteriores.

Durante décadas, el mensaje lanzado por las organizaciones sanitarias se centraban en el uso del preservativo con el “póntelo, pónselo”; el que recogía la sociedad es que da igual la práctica sexual mientras haya un condón por medio.
Ahora no. El Ministerio de Sanidad se ha preocupado muy mucho de añadir, a la recomendación del uso de preservativo, un asterisco novedoso, que insiste y especifica que las barreras anticontagio difieren según las prácticas:”Cuadrante de látex si practica sexo oral, preservativo de látex si practica sexo vaginal y/o anal“.

Por otra parte, también se puntualiza que la prevención de estas enfermedades también pasa por extremar las precauciones cuando se compartan artilugios sexuales destinados a la penetración anal o vaginal. En dicho caso “es importante un preservativo para cada persona”.

En el caso del folleto sobre el linfogranuloma venéreo, que se detecta en Europa mayoritariamente en hombres homosexuales, se ofrece una recomendación adicional: “Si se practica fisting se recomienda usar guantes de látex y lubricante”.

Asimismo, se refleja un cierto cambio de orientación preventiva en el hecho de que se destaque en letra negrita la recomendación de “evitar tener relaciones sexuales, aún teniendo preservativo, hasta que, tanto la persona afectada como su pareja sexual hayan finalizado el tratamiento y los síntomas hayan desaparecido”.

Toda una novedad después de décadas en las que el discurso oficial y mayoritario ha sido el del fomento de la promiscuidad sexual y la burla hacia quienes, por motivos de diversa índole, apuestan por la abstinencia sexual como forma normal de comprtamiento hasta el momento de, por ejemplo, cotraer matrimonio o al menos tener una pareja estable.

Todo lo cual demuestra la irresponsabilidad de los distintos ministros de Sanidad de las últimas décadas al recomendar sólo preservativos y transmitir a la sociedad que el sexo era seguro.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Deja un comentario

Qué es el amor humano?

Tiene sentido ser creyente para un científico del siglo XXI

Drogas y adolescencia guía práctica

David Rainer y la ideología de,género

David Rainer y la ideología de género.

Matrimonio natural. Profesor Andrés Ollero

¿Qué son los vientres de alquiler?

Contador

  • 148176Total de lecturas:
  • 0Visitantes conectados: